La molina,cataluña

La Molina, centro de competiciones de esquí en Cataluña

La estación de esquí La Molina supone uno de los centros a los cuales se les ha concedido el privilegio de ser sede de numerosas competiciones deportivas sobre nieve. Gracias a su ubicación, ya que es la estación más cercana a núcleos urbanos de Cataluña y porque esta rodeada -aún así- por montañas de más de 2.500 metros, La Molina ha logrado adquirir una basta experiencia en lo que al desarrollo de actividades sobre nieve se refiere.

Y es que son casi 100 años los que lleva esta estación catalana ofreciendo, a través de sus instalaciones y servicios, un ocio y diversión de calidad. Una calidad que demuestra a través de su multitud de premios como el certificado de ‘Q’ de calidad que le fue otorgados por el Instituto Nacional de Calidad.

Gracias a estos reconocimiento la estación ha logrado ponerse a la cabeza en las listas de las estaciones más visitadas y mejor valoradas del territorio español. Un centro turístico donde los deportes de invierno acaparan el protagonismo pese a no ser los únicos que incluyen dentro de su oferta de actividades.

Entre ellas, cursos de aprendizaje de cualquiera de estos deportes en sus distintas disciplinas, ya sea esquí de fondo o esquí alpino o cualquiera otra relacionada con la multiaventura. 400 monitores puestos a tu disposición para que aprendas las claves de algunos de estos deportes de la forma más adecuada y segura posible.

Pero como decíamos anteriormente también oferta actividades alternativas, fuera de la temporada de nieve, como excursiones a pie, en bicicleta o en quad por la montaña; practicar la puntería con el tiro con arco, varias pistas de tenis y de golf; aprender el arte de la hípica, realizar las rutas guiadas de trekking, fusionarse con la montaña a través del alpinismo, cambiar de perspectiva mediante vuelos en globo aerostático o vuelos sin motor, visitar los museos de la zona, convertirte en un cazador de especies a través de la caza y la pesca, convertirte en un amante de los deportes de riesgo como el parapente, patinar sobre una pista de hielo, converirte en conductor de motocross y participar en las competiciones internas del centro, conocer qué es la espeleología y sus encantos o relajarte mientras visitas las aguas termales…

Actividades indicadas para que los más mayores disfruten como niños. Pero son precisamente éstos, los más pequeños de la casa, los que también encuentran su espacio en la estación ya que podrán acceder a otras actividades más indicadas para ellos como actividades en poni y piscina.

Islas Palmera, Dubai

Las Islas Palmera, todo un símbolo de Dubai

En todo el mundo encontramos diferentes tipos y formas de islas. Algunas son desiertas, otras son muy pequeñas, otras son grandes metrópolis, y otras, sin embargo, son artificiales. Como es el caso de las Islas Palmera, situadas en Dubai, Emiratos Árabes, que forman las tres islas más grandes del mundo, construidas por el hombre. El objetivo de dicha construcción tan fantástica, es lograr incrementar la costa de Dubai y poder crear una mayor área de residencias, comercios y entretenimiento para que todo el mundo tenga cabida en estas bellas islas.

El creador del proyecto, Al Nakheel Properties, anunció su nuevo trabajo en el año 2002, y desde entonces, Dubai no cesa de crecer en cuanto a turismo e inversión, convirtiéndolo en uno de los destinos prioritarios a la hora de viajar. Consideradas como la Octava Maravilla del Mundo, estas islas están siendo diseñadas con la forma de una palmera, constituyendo así un tronco, una corona con sus hojas de palma, y una tercera construcción que rodea las islas y que funciona como rompeolas.

Se tiene previsto construir más de 60 hoteles de lujo para convertirlo en un auténtico complejo paradisíaco; 4000 villas residenciales, todas a la venta para las mayores fortunas del mundo; así como 1000 casas únicas y 5000 apartamentos en la costa. Las Islas Palmera también contarán con diversos puertos deportivos, con parques temáticos de agua, una gran variedad de restaurantes y centros comerciales, así como spa, cines, etc. Todo un paraíso con forma de Palmera.

A todo esto, cabe sumar toda la preparación que se estudió anteriormente, para poder realizar la construcción sin ningún riesgo. Fueron cuatro largos años de preparación y planificación exhaustiva del proyecto, para asegurarse de que dichas islas no dañarían de ninguna manera el medio ambiente ni el mar. En primer lugar conseguir poner arena y rocas para crear la base de la isla; posteriormente construir todas las infraestructuras que formen los edificios hoteleros y los puentes necesarios para llegar de una isla a otra; y finalmente se desarrollarán todos los complejos residenciales, apartamentos y viviendas urbanas.

Dubai es actualmente uno de los lugares que más afluencia turística está recibiendo en los últimos años. Por su desarrollo tecnológico y su alto nivel de vida, constituye uno de los lugares más ricos del mundo. La arquitectura de Dubai es excesiva y lujosa, y por ello es uno de los países más importantes de Oriente Medio, así como del mundo entero. Una curiosidad de Dubai es el único hotel de siete estrellas en todo el mundo, el Burj Al Arab, construido en pleno mar, de 321 metros.

Balnearios de España

Los 5 mejores balnearios que encontrarás en España

Aguas termales.

Desde siempre se ha sabido que el agua, entre sus muchas funciones saludables, es un elemento vital tanto para la salud de las personas como para el desarrollo de muchas culturas en todo el mundo. Simplemente hay que remontarse a las antiguas civilizaciones para conocer qué tipo de uso le otorgaban a este bien natural, y cómo sacaban provecho de este elemento indispensable para la vida. Hoy haremos un repaso por uno de los usos más comunes de los que es dotado este magnífico elemento líquido. La hidroterapia.

Los orígenes de los balnearios y de los lugares en los que se utilizaba el agua para eliminar tensiones y toxinas, se remonta a la época de las cavernas. Descanso unido con historia, relax con las propiedades del agua, todo esto ha sido empleado desde tiempos inmemoriales para conseguir estar en mejor forma y en equilibrio con el cuerpo y la mente. Y en España no podemos ser menos. Te presentamos ahora los mejores lugares de nuestra geografía para que puedas desconectar de la rutina diaria y sumergirte en un auténtico baño de placer a manos de la hidroterapia.

En primer lugar, descubrimos un complejo hotelero y termal situado en Galicia. El Balneario de Mondariz tiene más de 125 años de antigüedad y de experiencia en tratos termales y descansos en el agua. Este balneario cuenta con un lujoso hotel de 4 estrellas en el Valle de Tea, que se complementa así para generar una estancia totalmente confortable para sus huéspedes. A pesar de su lejana construcción, sus instalaciones son completamente actuales y modernas, por lo que los baños termales son realizados con las técnicas más avanzadas. Uno de los lugares más aconsejables para la prevención y tratamiento de las disfunciones nerviosas o digestivas, el estrés o las afecciones de todo el aparato locomotor. Un lugar, sin duda, para relajarse.

Si disfrutas bebiendo su deliciosa agua embotellada, no te puedes perder una sesión de hidroterapia en el Balneario de Lanjarón, un maravilloso lugar de Granada. Consigue la eterna juventud tan solo por sumergirte en los maravillosos descansos termales que te ofrece Sierra Nevada. Compuesta por manantiales que contienen un tipo de agua considerada mineromedicinal, la magia de este elixir se conoce como el agua de la vida, la salud y de la eterna juventud. Es por tanto un lugar tan prestigioso, que muchos son ya los que acuden a este increíble balneario para tratar todo tipo de problemas corporales.

El Balneario de La Toja es uno de los más populares desde hace más de 100 años. Y es que este balneario gallego utiliza las gélidas aguas del océano Atlántico para sanear todas las molestias del cuerpo. Tras su remodelación hace 6 años, este magnífico balneario se constituyó como uno de los más importantes para el descanso, ofreciendo a los visitantes todas las comodidades de un lugar 5 estrellas. Todo está pensado para que se elimine el estrés, se recupere el equilibro y plenitud vital y se consiga descansar y volver a estar en plena forma, tanto física como mental.

Otro de los lugares que tienen un mayor flujo de turistas es el Balneario La Virgen. Situado en Jaraba, Zaragoza, constituye una escapada a un auténtico monasterio de Piedra, en el que es posible combinar una auténtica experiencia de relax con un ambiente de diversión en un paisaje de excepcional. Este majestuoso balneario goza de un increíble estanque termal, el más grande de la zona, en el que son tratadas especialmente enfermedades de tipo muscular y óseo. De sus manantiales brotan unas aguas a una temperatura de entre 30 y 34 grados, consideradas en la antigüedad como mágicas en la época romana. Un lugar que sin duda alivia males y rejuvenece el interior.

Y para finalizar, y no por ello menos importante, situamos entre los 5 mejores balnearios de España el Balneario Vichy Catalán, situado en Girona. Este magnífico y espléndido balneario está dotado de una elegancia única, conservando todos los valores y todo el ambiente de su época, y sin embargo, dotado de los métodos más modernos que se pueden encontrar en cuanto a cuidado y descanso. Construido en el año 1898, es uno de los más famosos de Cataluña. En él se puede tanto probar la gastronomía catalana, como disfrutar de un paseo por sus bellos jardines, mientras uno se deleita con su deliciosa agua mineral. Tanto su agua conocida en todo el mundo por su prestigio, como el lugar en el que se descansa y desconecta del mundo exterior, forman un conjunto de factores que hacen de este, un lugar extraordinario para mejorar la salud.

Hotel del Valle

Duerme en un castillo en el Hotel del Valle

Situado en el centro del valle de Ayora-Cofrentes, en el lugar donde se juntan los ríos Júcar y Cautabán, a las afueras de localidad valenciana de Jalance se encuentra el Hotel del Valle.

Un hotel que no sólo muestra a través de sus ventanas la belleza de la naturaleza mediterránea sino que también, la historia de todo un pueblo a través de sus paredes. Y es que si deseas sentirte como una princesa de cuento o hacer simplemente turismo rural, lo mejor es que te instales unos días en este maravillosos hotel que no ha dejado indiferente a ningún huésped que ha hospedado.

Un entorno rural pero con todos los lujos de una ciudad es lo que te espera si finalmente decides recorrer las huertas valencianas de esta Comunidad.

En los alrededores hay senderos, barrancos como el del Júcar, cañones, cascadas y ríos provenientes del río Cautabán. Un entorno fantástico para aquellos que quieran hacer una escapada rural a la ciudad de los campos, los naranjos y el buen comer.

Todo un espacio dedicado al ocio y el deporte que llenará de aire limpio tus pulmones pero además, si te cansas de tanta naturaleza -gracias a sus situación y a pocos kilómetros de distancia- podrás visitar las famosas playas del lado este del país y el centro de esta localidad. Y es que Jalance aúna modernidad y tradición hasta en sus fiestas.

Unas celebraciones que podrás disfrutar en los meses de enero, festividad dedicada a San Antón, muy popular gracias a que es la única dedicada a la fauna animal ya que los animales domésticos son benedecidos y donde los quintos de cada año -jóvenes que cumplen la mayoría de edad- recogen leña que después prenden, formando una gran hoguera al atardecer y que permanece encendida hasta entrada la noche y alrededor de la cual, los fuegos artificiales -como las carretillas y cohetes- son encendidos haciendo de la pólvora y el ruido los últimos protagonistas de esta fiesta; de febrero, fecha en la que se celebran las fiestas Patronales de San Blas y donde podrás conocer los cantares populares de la región; de agosto, cuando son las fiestas en honor a la Virgen de la Asunción con mercadillos improvisados y música durante toda la semana que dura el festejo; de septiembre cuando se celebra San Miguel, día que se realiza el tradicional reparto de un dulce típico de la localidad: los rolletes de San Miguel; y por último del mes de diciembre, concretamente el día 28, día de los Santos Inocentes, cuando con la histórica ‘fiesta de los Locos’ -celebrada desde el siglo XVII- se nombra un alcalde de la fiesta y éste recibe, de manos del alcalde de Jalance, la ‘vara de mando’ del pueblo que será gobernado por ellos durante 24 horas, momento en el que los locos salen a las calles, acompañados de los músicos y ataviados con divertidas disfraces, llamando a las puertas de las casas para pedir aportaciones para la fiesta y parando a los coches, haciendo bajar a sus ocupantes, y obligandoles a bailar con cualquiera que pasa en ese momento cerca para que puedan continuar su camino.

Toda una locura desatada que te hará desear volver al hotel para descansar en alguna de las 44 habitaciones de las que dispone. Unas estancias decoradas con un estilo rústico pero elegante y con todas las comodidades que te harán sentir que estas como en casa: baño completo con secador de pelo, aire acondicionado, TV vía satélite, teléfono directo, caja fuerte, minibar, chimenea para los meses de frío, piscina exterior, dos magníficos bares, una gran sala de reuniones, parking seguro y recepción abierta las 24 horas.

Además, para los más románticos, el Hotel del Valle de tres estellas tiene dos suites que cuentan con una sala de estar y bañera de hidromasaje con vistas al río Júcar.

Murano, la isla del cristal

Murano, la isla del cristal y la pequeña Venecia

A pocos kilómetros de distancia de Venecia encontramos la isla de Murano, una de las más grande de la laguna Veneciana por detrás de la propia Venecia, en Italia. Una pequeña isla que es conocida precisamente por el cristal que allí se fabrica y que tiene el mismo nombre: el cristal de Murano.

Con una población que ronda los 30 mil habitantes, la isla de Murano es un rincón que pocos conocen, no así su cristal, dado su difícil acceso por mar. La dos únicas opciones que existen es un acceso directo del crucero de turno que lo haya incluido dentro de su ruta y, por tanto, acudir a ella desde uno de los botes hasta su puerto o ir directamente a la isla de Venecia y desde allí, coger un taxi-barco que te trasporte hasta Murano.

Y pese al esfuerzo que supone, lo cierto es que la isla merece la pena. De hecho, es mundialmente conocida aunque sólo sea, principalmente, por su cristal. Un producto que supone el principal negocio de sus habitantes.

Una fama a la que sacan rentabilidad ya que muchas de sus calles se encuentran adornadas con varias figuras de este preciado cristal cuyas características difieren mucho con el que se conoce en el resto del mundo. Y es que el cristal de Murano es mucho más resistente que el cristal convencional. Un arte que pese a vivir de él, muy pocos dominan. Son años y años de técnica antes de conseguir dominar a la perfección las herramientas por las que se modela el cristal una vez es calentado al rojo vivo.

Un cristal que puede ir acompañado de pequeños pigmentos de color que decoran el vidrio modelado. Además, una de sus formas más conocidas son los caballos de Murano. Una forma que irremediablemente nos remite a una famosa marca de ropa y coches italiana: Ferrari.

Y es que su turismo también a se ha visto envuelto en toda esta vorágine del cristal. De hecho, son muchas las visitas a las fabricas que ya se incluyen en los planes de viajes de muchos de los conocidos cruceros que surcan las aguas del mar Mediterráneo. Además, tras la visita y la demostración de cómo se maneja ese vidrio candente, se puede pasar por la tienda por si quieres adquirir alguna de estas piezas de artesanía.

Pero si aún te quedas más ganas de disfrutar de este arte, Murano dispone de una serie de museos del vidrio donde podrás ver más de 4.000 piezas entre las que se encuentran frascos fenicios, cálices, espejos y cuentas de caleidoscopio. La pieza más importante es una lámpara de araña de 330 kilos de peso. Pero la isla de Murano no es sólo la isla del cristal sino que también contiene historia. Un patrimonio encabezado por su iglesia más antigua: la Basílica de Santa María y San Donato.

Pequeña Venecia de Londres

Conoce ‘la pequeña Venecia’ de Londres

Londres es uno de los destino más visitados si lo que se busca es aprender inglés. Son pocos los que no conocen sus tradicionales monumentos como el Big Ben o el palacio de Buckingham, sus famosas calles como la de los Beatles o sus múltiples parques como Hyde PArk, St. James Park, Regent’s Park o Kensington Garden.

Pero si nos alejamos un poco de este bullicio turístico encontraremos algo más que asfalto. Situada en un lago donde se juntan dos de los canales más importantes de Londres nace una calle que recuerda a la Venecia italiana.

Sumergida en agua nos alejamos de la idílica imagen de las góndolas y nos trasladamos a uno de los barrios más populares y lujosos que tiene la ciudad, el barrio de Maida Vale. Un espacio donde las mansiones de color blanquecino y de estilo victoriano se vuelven las protagonistas cuando sus populares inquilinos, generalmente estrellas de Hollywood como Madonna o Tim Burton, lo permiten.

Pero más allá del glamour de estas constelaciones se observa como el agua le gana terreno a la tierra. Y es que la moda de vivir en una casa flotante no es exclusiva de la ciudad del romance, sólo que en este caso es más por capricho que por obligación.

Aunque no siempre fue así y es que estos canales, al principio, suponían la mejor vía para trasportar los productos que venían desde el puerto de la ciudad. También tuvieron una función industrial hasta que en el año 1861, y tras morir su mujer, el poeta inglés Robert Browning -que dio éste apodo al canal por su gran admiración por Venecia- se compró una barca y se trasladó a vivir a aquel lago. Sólo entonces este espacio, antes dedicado a la mercadería, se empezó a convertir en un punto de reunión de artistas y escritores de la época, un espacio por y para ilustrados.

Hoy ‘la pequeña Venecia’ acoge a todo tipo de personas que no están dispuestos a pagar los elevados precios que cuesta un piso en Londres. Habitantes que van desde el más humilde al más adinerado. Un ejemplo de éstos últimos es el empresario Richard Branson, dueño de la discográfica Virgin y padre de grupos tan míticos como los Sex Pistols, que montó su primer estudio de grabación a bordo de una barca que permanecía amarrada en este encantador espacio.

Un destino que tiene todos los servicio de una comunidad tradicional. Bares, restaurantes y cafeterías que permiten al turista hacer un alto entre tanto ajetreo de la ciudad.

Aquelarre de Cervera

Celebra el Aquelarre de Cervera rodeado de brujas y demonios

Calle de las Brujas, Cervera.

A todo el mundo le gustan las ciudades y los pueblos que contienen un alto nivel de historia medieval, de curiosidades épicas y todo tipo de mitologías propias de la cultura de cada región. En Lérida, encontramos una ciudad que cumple con todos estos requisitos, y que además celebra sus fiestas por todo lo alto. Hasta aquí todo parece normal. Sin embargo, Cervera, así es como se llama esta ciudad, cada año realiza en sus fiestas un culto a lo que se conoce como el Aquelarre de las Brujas, a todas la antepasadas que fueron quemadas por brujería.

El ambiento lo tiene todo. En Cervera se lo toman muy en serio, y se celebra cada año esta festividad cargada de misterio e inquietud. Sus habitantes presumen de celebrar este ritual en memoria de las brujas catalanas, y orgullosos de su pasado, llevan más de 25 años organizando este homenaje en recuerdo de sus antepasados y de las almas que fueron perseguidas antaño. A esta festividad se la conoce como el Aquelarre de Cervera. Y es cada vez más común ver a más turistas que llegan para festejar con ellos, y disfrutar de un evento como este.

Celebrado el último fin de semana de agosto, Cervera consigue recrear toda la fantasía y toda la magia que caracteriza a las brujas y hechiceras del pasado. Todo comienza cuando las brujas salen de sus cuevas en las que han sido encerradas. Dominarán a todo el poblado, y abrirán paso al diablo supremo. Entonces es cuando el macho cabrío, que representa a todas las concepciones del propio demonio, recorre todas las calles escupiendo fuego y soltando chispas, dando así comienzo a las festividades del año. Tres días llenos de un ambiente cargado de misterio y diversión, que hace que todo Cervera lleve meses preparándose para ello.

Correfocs en las calles, magos en las plazas, puestos medievales, leedores de manos, echadores de cartas, hechiceros, y una larga lista de personajes esotéricos caracterizan esa semana de agosto a Cervera, llenando sus calles y plazas de las más impactantes prendas de vestir y de la filosofía con la que se vivía hace siglos.

Más de 4000 personas acuden cada año a la magnífica celebración del Aquelarre de Cervera, para poder disfrutar al máximo de la fiesta del Fuego, y poder sentirse integrados entre brujas, demonios, hechiceros y seres del mundo oscuro. Todo un fin de semana cargado de intensidad y magia que hace las noches sean interminables y místicas. Pero todo acaba al caer el amanecer del lunes. Entonces es cuando las brujas regresan a sus guaridas y los primeros rayos de sol muestran la auténtica cara de los más valientes que a las 9h de la mañana todavía siguen en pie.

No obstante, todo el asunto de las brujas, los demonios y el inframundo, a muchos les llega muy profundo. Las brujas estuvieron muy presentes a lo largo de la historia, en la vida cotidiana de la sociedad hasta el siglo XVII. Solían ser unas súbditas del mismísimo Diablo, que solo se les aparecía una vez al año. Ellas bailaban en los campos, se bañaban en las fuentes, boicoteaban a los pescadores, y se decía que eran las causantes de las enfermedades y epidemias o desastres naturales. Todo un ser mítico que acompaña desde hace siglos a nuestra sociedad, y hoy en día, ya apenas se las recuerda.

Y por ello, Cervera es un gran lugar para hacerles un homenaje a estas peculiares señoras malignas, que aun siendo enviadas del demonio, siempre nos han resultado carismáticas y entrañables. O por lo menos, a todos nos ha atrapado esa magia que tienen las brujas cuando éramos más pequeños. No dejes de visitar esta magnífica ciudad leridiana, donde su casco antiguo es una auténtica maravilla medieval

Parque de St. James en Londres

Conoce el parque más visitado de Londres, conoce el parque de St. James

Casi tan conocido como cualquiera de los monumentos y edificios más emblemáticos de Londres, el St. James Park se ha acabado convirtiendo en todo un símbolo para la ciudad. De hecho, casi seis millones de turistas lo visitan anualmente. Un dato que le ha trasladado a los primeros puestos de la lista de los lugares más visitados de Europa.

Los motivos son varios. Uno de ellos lo encontramos en su extenso territorio verde, una de las características básicas de cualquiera de los cuatro parques principales que alberga Londres. Una gran zona natural en la que abundan, por encima de cualquier otra especie, las aves.

Esta fauna que no pasa desapercibida en ninguno de sus rincones aunque en general se concentra en su gran estanque. Un espacio que tiene dos pequeñas islas flotantes: la Duck Island, llamada así por la gran cantidad de patos que allí se instalan entre cisnes blancos y negros, anades, gaviotas e incluso pelícanos, y la West Island.

Y es que si hay algo que define a este parque son sus amplias laderas de flores, la gran variedad de pájaros que anidan o hacen su parada estacional en él y las tradicionales ardillas que habitan en sus arboles. Unas ardillas tan acostumbradas a la presencia humana que no son pocos los que han podido obtener -con bastante paciencia- una instantánea de estos pequeños roedores.

Pero sus 23 hectáreas de extensión no sólo albergan naturaleza y fauna porque si por algo es conocido este parque y uno de los más visitados es gracias a la zona en la que se encuentra ubicado. Todo un pulmón verdes instalado en pleno centro de la ciudad, concretamente en la zona de la Abadía de Westminster.

El parque St. James está rodeado por dos grandes palacios y otros dos espacios cuyo evento es quizás el más fotografiado: el Palacio de Buckingham y el Palacio de St. James y los espacios de Horse Guards y Bridcage Walk donde se efectúa el cambio de guardia de los soldados reales.

Además, ofrece un buen acceso a él a través de las paradas de metro de St James’s Park, Victoria Station, y Westminster.

Aunque si algo lo ha hecho convertirse en el lugar más recurrido por las familias en los fines de semana son sus zonas de juegos infantiles. Unas zonas en las que los padres pueden descansar escuchando música mientras se toman algo en la gran cafetería central llamada Inn the Park.