Que hacer en Málaga

Málaga es el destino perfecto para quienes buscan sol, playa, diversión y cultura. Sus opciones de entretenimiento son muchas y muy variadas, y satisfacen los deseos de cualquier visitante, incluso del más exigente. Esta ciudad recibe fama mundial debido a sus playas de arena blanca y agua color azul turquesa. El clima de la franja mediterránea es cálido casi todo el año y el sol brilla prácticamente todos los días, lo que hace a Málaga el destino ideal para descansar en la playa y relajarse con el sonido del mar.

Continuar leyendo «Que hacer en Málaga»

Comer en Londres

Consejos para comer por poco dinero en Londres

Lo mejor a la hora de tomar unas vacaciones es contar con un plan de viaje que nos permita disfrutar al máximo de todas las posibilidades que ofrece el destino seleccionado para aprovechar bien todos los días que dure el viaje, por ejemplo, cuando se hace uno de los viajes Londres.

Castillos de Arena de Marruecos

La ruta de los “castillos de arena” de Marruecos

La conocida ruta de los mil Kasbahs, en Marruecos, es conocida por aparecer, entre otros sitios, en películas como La Joya del Nilo, La Última Tentación de Cristo, La Momia, Gladiator o Alejandro. Los Kasbahs son parecidos a los castillos de arena, y son construidos de una forma rústica -con materiales como el barro, las cañas y los troncos- pero increíblemente resistente al mismo tiempo, y por esa razón es que han sobrevivido miles de años. Eran fortalezas o casas fortificadas en lugares estratégicos en los límites del desierto, y servían como puntos de abastecimiento que iban hilvanando las rutas comerciales que recorrían las caravanas. El más llamativo es Ait Ben Haddou, reconocido Patrimonio de la Humanidad. Actualmente, muchas se encuentran en un mal estado de conservación y pocas son habitadas, pero en sus épocas de esplendor, sus dueños eran señores o agrupaciones tribales organizadas en torno a un oasis, que aprovechaban los recursos naturales de una forma increíble, mediante un complejo sistema de regadío en base a pozos y acequias.

Sus paredes exteriores están hechas de adobe -paja y arcilla- que se levantaba entre grandes paredones de madera, para luego esperar a que el material secara y se convirtiera en el mejor aislante natural del frío y el calor. Su organización de las habitaciones era hacia patios, en los que se abrían las ventanas. Incluso, entre los laberínticos pasillos, llegaban a tener modernos sistemas de aire acondicionado, en el que, por medio de canalizaciones internas de aire, se comunicaban los sótanos frescos con las habitaciones superiores. Normalmente, se encontraban emplazadas en lo alto de una colina junto a un río o a un oasis.

Podemos apreciar algunos como los de Taourit o Tifelfout, que lamentablemente, están perdiendo su belleza a medida que avanza el abandono. Sus habitantes se han ido trasladando a viviendas más modernas y resistentes en las cercanías. Por suerte, algunos Kasbahs se han convertido en hoteles o se utilizan como decorados cinematográficos, impidiendo que caigan en el olvido. No hay que olvidarse que estas edificaciones se encuentran en el sur alto del Atlas, y que se pueden realizar diferentes tipos de excursiones que recorren solo esta ruta o incluyen algunas otras ciudades. Las opciones son muchas, y lo mejor es ir con calma, poder disfrutar de los increíbles paisajes y del modo de vida de los sitios aún habitados

Calle de las Brujas, Cervera

Celebra el Aquelarre de Cervera rodeado de brujas y demonios

A todo el mundo le gustan las ciudades y los pueblos que contienen un alto nivel de historia medieval, de curiosidades épicas y todo tipo de mitologías propias de la cultura de cada región. En Lérida, encontramos una ciudad que cumple con todos estos requisitos, y que además celebra sus fiestas por todo lo alto. Hasta aquí todo parece normal. Sin embargo, Cervera, así es como se llama esta ciudad, cada año realiza en sus fiestas un culto a lo que se conoce como el Aquelarre de las Brujas, a todas la antepasadas que fueron quemadas por brujería.

El ambiento lo tiene todo. En Cervera se lo toman muy en serio, y se celebra cada año esta festividad cargada de misterio e inquietud. Sus habitantes presumen de celebrar este ritual en memoria de las brujas catalanas, y orgullosos de su pasado, llevan más de 25 años organizando este homenaje en recuerdo de sus antepasados y de las almas que fueron perseguidas antaño. A esta festividad se la conoce como el Aquelarre de Cervera. Y es cada vez más común ver a más turistas que llegan para festejar con ellos, y disfrutar de un evento como este.

Celebrado el último fin de semana de agosto, Cervera consigue recrear toda la fantasía y toda la magia que caracteriza a las brujas y hechiceras del pasado. Todo comienza cuando las brujas salen de sus cuevas en las que han sido encerradas. Dominarán a todo el poblado, y abrirán paso al diablo supremo. Entonces es cuando el macho cabrío, que representa a todas las concepciones del propio demonio, recorre todas las calles escupiendo fuego y soltando chispas, dando así comienzo a las festividades del año. Tres días llenos de un ambiente cargado de misterio y diversión, que hace que todo Cervera lleve meses preparándose para ello.

Correfocs en las calles, magos en las plazas, puestos medievales, leedores de manos, echadores de cartas, hechiceros, y una larga lista de personajes esotéricos caracterizan esa semana de agosto a Cervera, llenando sus calles y plazas de las más impactantes prendas de vestir y de la filosofía con la que se vivía hace siglos.

Más de 4000 personas acuden cada año a la magnífica celebración del Aquelarre de Cervera, para poder disfrutar al máximo de la fiesta del Fuego, y poder sentirse integrados entre brujas, demonios, hechiceros y seres del mundo oscuro. Todo un fin de semana cargado de intensidad y magia que hace las noches sean interminables y místicas. Pero todo acaba al caer el amanecer del lunes. Entonces es cuando las brujas regresan a sus guaridas y los primeros rayos de sol muestran la auténtica cara de los más valientes que a las 9h de la mañana todavía siguen en pie.

No obstante, todo el asunto de las brujas, los demonios y el inframundo, a muchos les llega muy profundo. Las brujas estuvieron muy presentes a lo largo de la historia, en la vida cotidiana de la sociedad hasta el siglo XVII. Solían ser unas súbditas del mismísimo Diablo, que solo se les aparecía una vez al año. Ellas bailaban en los campos, se bañaban en las fuentes, boicoteaban a los pescadores, y se decía que eran las causantes de las enfermedades y epidemias o desastres naturales. Todo un ser mítico que acompaña desde hace siglos a nuestra sociedad, y hoy en día, ya apenas se las recuerda.

Y por ello, Cervera es un gran lugar para hacerles un homenaje a estas peculiares señoras malignas, que aun siendo enviadas del demonio, siempre nos han resultado carismáticas y entrañables. O por lo menos, a todos nos ha atrapado esa magia que tienen las brujas cuando éramos más pequeños. No dejes de visitar esta magnífica ciudad leridiana, donde su casco antiguo es una auténtica maravilla medieval.

Ciudad de Lindos

Descubre la ciudad de Lindos, Grecia


¿Qué mejor para visitar que una ciudad que contiene en su propio nombre las características que la determinan? Hoy conoceremos la ciudad de Lindos, en Grecia. Esta ciudad se sitúa en la isla de Rodas, y su ocupación es tan antigua que los grandes pensadores ya la alababan. Homero aseguró en sus manuscritos que la ciudad de Lindos participó en la guerra de Troya, junto a Ialisos y Cámiros, otras dos ciudades más pertenecientes a dicha isla.

Estas tres ciudades fueron fundadas en el año 408 a.C., constituyéndose como varias de las sedes más importantes desde el punto de vista religioso, ya que en ella se crearon diversos santuarios como el de Atenea Lindia o el de Hércules. Esta ciudad se sitúa en plena fortificación griega que más tarde fue protegida por los romanos, y posteriormente por los bizantinos, y así hasta seguir una larga lista de épocas y tiempos en los que cobró mayor importancia la ciudad de Lindos.

Sin embargo, en la actualidad, las ruinas que se pueden encontrar en esta ciudad son realmente espectaculares. Atraen cada día a cientos de turistas que recorren las míseras edificaciones que han quedado en pie, y se deleitan de todas las ruinas que todavía siguen vigentes allí, en las que en muchas ocasiones hay que llegar a través de burro. En Lindos se pueden encontrar también restos del antiguo teatro y de los dos templos principales.

Otra de las maravillas que encierra la ciudad de Lindos, es su impresionante paisaje natural que lo envuelve. Una magnífica vista desde la playa, en la que la arena refleja todo un paraíso tropical, con las azules y transparente aguas otorgan a la ciudad de Lindos su propio nombre convertido en adjetivo. Un lugar del mundo realmente bello y admirado, el cual también ha sido el protagonista de películas como “Los cañones de Navarone”, gracias a la hermosura de sus playas y de su tierra. Lindos se encuentra inmersa en una gran y ancha bahía situada justo al lado de un pueblo de pescadores, llamado Haraki.

Lindos es una zona de la que se ha intentado sacar el máximo provecho gracias a sus increíbles riquezas escondidas bajo su tierra. Es por ello que desde hace más de 100 años se realizan diversas excavaciones para encontrar las reliquias más exquisitas de esta zona griega. A principios de siglo XX lo que priorizó fue el trabajo de recuperación de la Acrópolis de Lindos, cosa que en la actualidad los arqueólogos no aceptan. También se han ido remodelando diversas zonas de los templos como el lado noreste del Templo de Atenea o la escalera de los Propíleos.

Sin embargo, en los últimos años el trabajo se ha realizado con el máximo cuidado y precaución, sobre todo con los restos que quedan intactos de las esculturas y arquitecturas que han sobrevivido al paso del tiempo. Los arqueólogos inmersos en esta situación de reforma trabajan duramente para restaurar y proteger los edificios más antiguos de la Acrópolis griega de Lindos, cosa que resulta realmente complicado a causa de las miles de visitas de turistas que recibe cada día esta magnífica ciudad milenaria.

Budapets la perla del Danubio

La Perla del Danubio, un viaje al Budapest más medieval

Una de las grandes ciudades más famosas en Europa, y cuya fama va tomando impulso cada vez más, es la conocida Budapest, la capital de Hungría. La también llamada “Perla del Danubio”, es sin duda, una de las capitales más bellas del mundo. Por ello, la UNESCO la declaró que la parte más antigua de la ciudad debía considerarse como Patrimonio de la Humanidad. Lo que caracteriza tanto esta ciudad especial, es su separación en dos mediante el río Danubio, dividiendo así la ciudad entre Buda y Pest.

Conectada mediante siete puentes de tráfico tanto vial como peatonal, y dos puentes ferroviarios, Budapest es considerada como una verdadera urbe fluvial. Esta magnífica ciudad consigue ser el primer destino que da paso a conocer a toda Hungría, ya que la belleza de Budapest, y la solemnidad del Danubio, hacen de este destino uno de los más turísticos de toda Europa. Se convierte así en un gran gladiador tanto de los ríos como de las capitales europeas.

Un foco de cultura y de desarrollo que se encuentra en el corazón de la civilización. Además por su rica variedad étnica, consigue generara un auténtico mosaico de variedad entre culturas de todas las regiones europeas: alemanes, judíos, checos, polacos, eslovacos, etc. Zona de guerreros, de cazadores, zona de aunténticos jinetes que construyen día a día una de las ciudades más fascinantes y más luchadoras de todo el continente europeo.

Se puede considerar a esta magnífica ciudad como una de las ciudades medievales más importantes durante siglos. Escenario de grandezas durante varios siglos, de rebeliones y guerras durante el siglo XiX, y de grandes miserias, como la persecución del pueblo judío por el imperio nazi. Una ciudad que ha visto lo más bajo de la sociedad, y que sin embargo, hoy en día ha conseguido aumentar su grandeza y posicionarse como una de las ciudades mejor valoradas de Europa, tanto por su creación de estilo medieval, como su fuerza al afrontar el destino de su pueblo.

La parte turística del viaje a Budapest, la encontramos en los diversos lugares que se hayan disponibles para que el viajero encuentre motivos que fotografiar. Sinagogas y mausoleos forman así los lugares en los que se parte para conocer de primera mano cómo eran las reuniones en los que se debatía la forma en la que afrontar los ataques guerrilleros. Una ciudad llena de melancolía, que hace que dicha tragedia se vuelva bella a los ojos de la historia. Formada por un gran sentimentalismo, la ciudad se convierte en una de las capitales en las que la añoranza por el pueblo antiguo está en los corazones de todos los ciudadanos. Y es por eso, por un sentimiento melancólico, por el que el pueblo húngaro tiene más ganas de vivir, para demostrar la verdadera fortaleza que hay en los corazones de los ciudadanos de Budapest.

Recorre una de la ciudades que mejor representa la pasión por la historia de Europa. Recorre sus inmemoriales monumentos y museos de las tragedias y alegrías de este pueblo húngaro. Descubre una auténtica ciudad encantadora, medieval, y de ensueño.

Central Park, Nueva York

Central Park, el pulmón verde de la frenética Nueva York

Hoy nos adentramos en Central Park como uno de los destinos más conocidos y visitados de Nueva York pero lo que muchos no saben es que precisamente este gigantesco pulmón verde es uno de los destinos turísticos más silenciosos de la ciudad de los rascacielos y, casi, de Estados Unidos.

Si, puede parecer contradictorio dado que se encuentra en una de las ciudades con más ajetreo del mundo, pero lo cierto es que son precisamente sus enormes características las que le convierten en un destino tranquilo en el que descansar del frenético ritmo de la ciudad de Nueva York.

Es tan grande que perderse es casi una obligación. De hecho, su tamaño es superior al de algunos países, como por ejemplo Mónaco -cuyo tamaño es dos veces menor- o como la ciudad del Vaticano – casi ocho veces-, e incluso recibe más visitantes que el Gran Cañón del Colorado, otro de los grandes atractivos del país.

Y es que pese a que el Central Park es un parque urbano situado en el distrito metropolitano de Manhattan, su forma rectangular y dimensiones aproximadas de 3,2 kilómetros cuadrados -unas 320 hectáreas- son lo suficientemente grandes como para abastecer a las cerca de 300 especies de animales, entre mamíferos y aves, que en él habitan y satisfacer a los 25 millones de visitantes que deciden visitarlo anualmente.

Todo un espectáculo natural para uno de los parques nacionales estadounidenses que más de una vez ha conseguido colarse en los primeros puestos de las listas de los ‘más recomendables y bonitos del mundo’. De hecho, otro de los gigantes americanos como el parque de Fairmount, Filadelfia, siendo incluso 10 veces más grande que el ‘Central’ de Manhattan recibe, no obstante, 2,5 veces menos de visitas.

El dominio de la escena del parque es tan fuerte que incluso las calles con las que se topa acaban por mutar sus nombres al del parque. Sólo una se salva y esa es la Quinta Avenida, con la que limita al este. El resto -la 110th Street (norte), la calle Central Park West (oeste) y la 59th Street (sur)- han acabado por ser conocidas popularmente con el nombre de Central Park North, Central Park South y Central Park West, respectivamente.

Pero Central Park es algo más que espectaculares cifras y datos. Es un centro de ocio al aire libre que muchos estadounidenses aprovechan para practicar algún deporte, conocer gente, preparar excursiones y reuniones con amigos, pasear con la mascota… y así hasta mil opciones.

Y es que mientras que gran parte del parque parece natural, lo cierto es que además contiene varios lagos artificiales -entre los que destaca el Resevoir, el más grande con diferencia-, dos pistas de patinaje sobre hielo y grandes áreas de hierba usadas para diversas actividades deportivas. De éstas áreas o valles destaca la llamada Great Lawn, que está situada en el centro de Central Park, a la altura del Museo Metropolitano de Arte y del Museo Americano de Historia Natural, dos de los museos más célebres de la ciudad.

Aunque dejando a un lado el ocio, una de las características por las que destaca el parque es -como destacábamos anteriormente- su gran diversidad en cuanto a fauna y flora. Ardillas, pájaros, peces, conejos, tortugas, ranas y otros animales así como árboles entre los que destacan los 1.700 olmos americanos, traídos especialmente del norte de Estados Unidos.

300 especies de animales diferentes son las que se han conseguido de ver aunque gran parte de ellas pertenezcan a aves. De hecho, el parque es un popular oasis para aves migratorias -en concreto, el Central Park alberga a lo largo del año unas 42 especies de aves- y por tanto, se consolida como uno de los destinos indeludibles para los observadores de pájaros. Y es que estas aves parecen considerar a los más de 250.000 árboles -de distintas especies-como el mejor lugar donde retomar fuerzas antes de proseguir con su viaje.

Cenar bajo el mar rojo

Cena a cinco metro bajo el Mar Rojo

Si alguna vez has querido viajar a Israel lo que, sin duda, no debes perderte es el Mar Rojo. Este golfo situado en el Mar Índico, entre África y Asia, posee un magnífico fondo coralino que le ha acabado convirtiendo en uno de los destinos más visitados por los amantes del buceo. Y es que este mar es famoso por sus escondites marinos, muy recomendados para los amantes de este deporte submarino, como lo son Ras Mohammed y la Isla Rocosa en Egipto.

Sin embargo, este mar esconde algo más que agua, peces y riqueza coralina. Lo que esconde la costa de Eliat, en Israel, es la experiencia más inolvidable que podrás disfrutar jamás. Y es que a 70 metros de esta costa, a cinco metros bajo el agua, fue creado un fabuloso restaurante-bar: la Estrella del Mar Rojo.

Gracias a la buena visibilidad de los fondos marinos del Mar Rojo, este restaurante ofrece las vistas de su riqueza a todos aquellos que deseen verlas sin tener que enfundarse en un traje de buzo. Porque estos encantos no podían ser tan sólo vistos por unos pocos expertos en buceo y este es, precisamente, es uno de los principales motivos por los que se decidió construir este restaurante.

No todos los días uno puede fundirse con el mundo con el entorno de debajo del mar mientras degusta la gran variedad de mariscos exóticos y deliciosos platos de carne que en la Estrella del Mar Rojo se preparan.

Relájate en la superficie, a 10 metros sobre el mar, en la cubierta superior hecha de madera, mientras observas sus maravillosas vistas al Golfo de Aqaba y las montañas de Edom o, si lo prefieres, escucha música de los años 60, 70 y 80 en el ‘Metro Bar’ mientras te deleitas con la carta de refrescos que tiene.

Después sumérgete cinco metros bajo el mar y vive una experiencia gastronómica bajo el agua en el restaurante. Allí no sólo podrás degustar la gastronomía típica de la zona sino que, también, de su una amplia variedad de platos exóticos, aunque todo ello en un ambiente mágico. Una belleza que podrás sentir a través de alguna de las 62 ventanas gigantes de las que dispone el restaurante, todas ellas herméticas, y que te permitieran ver el colorido jardín de coral bajo el agua.

Y si lo que quieres es cenar, no te preocupes, porque el Estrella tiene por la noche un sistema de iluminación suave que te permitirá ver igualmente el fondo marino y su riqueza aunque sin molestar a la fauna marina.

Terminada la velada y con los estómagos llenos aún te quedará por disfrutar una última experiencia: el bar submarino. Eso es, si aún no te habías quedado saciado, situado junto al restaurante, encontraras un bar que te ofrecerá una gran variedad de cockteils, un rincón mucho más privado y con una decoración muy particular que hará que acabes de enamorarte del todo de este local.

Pero si eres de los que se preocupa por la preservación de la fauna marina, has de saber que los directores de este proyecto han desarrollado un plan ‘verde’ por el que se asegura el cuidado la conservación de los arrecifes de coral que rodea a este restaurante y que ya ha tenido grandes resultados. Unos resultado que pueden ser vistos en el moderno auditorio -con capacidad para 90 personas- situado en la planta de entrada de la Estrella Roja del Mar

Así que ya lo sabes no te pierdas la oportunidad de visitar este restaurante submarino con forma de estrella, de ver el fascinante universo coralino y animal que le rodea y de degustar las especialidades de la casa aunque siempre bajo la seguridad de que se esta protegiendo el entorno natural. Vive la experiencia del ‘buceo en seco’ que te permitirá sentir el mar de la misma manera que si estuvieras dentro de él.