¿Cómo moverte de vacaciones con tu mascota?

El viaje y la estancia de la mascota son dos aspectos que pueden plantear complicaciones a la hora de salir de vacaciones. Afortunadamente estos problemas se van solucionando y cada vez son más los hoteles que admiten animales.

Continuar leyendo “¿Cómo moverte de vacaciones con tu mascota?”

La casa de Heidi

Aquel lugar de los Alpes en el que vivía Heidi

La casa de Heidi, extraída de la página web de Heididorf
Existe una ruta para conocerlo con reproducción incluida de la cabaña del abuelo
Si bien es cierto que su belleza es de fama internacional, parte de la culpa de que relacionemos un paisaje bucólico de montaña con los Alpes suizos es de Heidi. Una niña de ocho años muy risueña que vivía con su abuelo en una cabaña, y que la mayoría conocemos gracias a una mítica serie de dibujos animados japonesa. Ahora bien, ¿de dónde sacaron la idea los japoneses? El personaje de Heidi tiene su origen en un relato infantil de Johanna Spyri, una escritora suiza del siglo XIX.

“Desde la risueña y antigua ciudad de Maienfeld parte un sendero que, entre verdes campos y tupidos bosques, llega hasta el pie de los Alpes majestuosos, que dominan aquella parte del valle. Desde allí, el sendero empieza a subir hasta la cima de las montañas a través de prados de pastos y olorosas hierbas que abundan en tan elevadas tierras”. Con esta poética y romántica descripción empezaba el cuento de Spyri, y ya apuntaba la intención de adentrarnos en uno de los paisajes más bellos jamás soñados.

Sin embargo, ni los japoneses, ni Spyri inventaron nada. Las montañas en las que residía Heidi, así como la comuna suiza de Mainfeld, existen. Y no solo eso. Como todo buen mito que se precie, el lugar en el que habría vivido la niña suiza más popular del mundo es hoy casi un lugar de peregrinaje. Se llama Heidiland, y en él encontraremos desde la cabaña de Heidi y el abuelito, la Heididorf, hasta un sinfín de actividades y rutas por los paisajes más emblemáticos del cuento y de la serie. La más mítica es la denominada Heidiweg.

Ahora bien, ¿dónde se encuentra este paisaje? La comuna de Maienfeld, punto de partida o de paso de cualquier recorrido por la zona, se encuentra en el cantón de los Grisones, en el distrito de Landquart, al este del país. Con una superficie de 32 km2, posee una vía de paso alpestre, la Sankt Luzisteig, que conecta con el principado de Liechstenstein. En la frontera hay una curiosa fortificación medieval, hoy caserna del ejército suizo.

La vinicultura ha sido tradicionalmente una de las fuentes de subsistencia de la región, con cepas tan preciadas como las de Chardonnay. Pero como es sabido, ni los mejores cultivos pueden con la fuerza del turismo. Hoy en día esta actividad se ha convertido en uno de los sustentos de la región, y todo gracias a la imaginación de Spyri, que ubicó una de los relatos más míticos de la literatura infantil en un paisaje maravilloso. Y sobre todo, en un paisaje que, a diferencia de Heidi, no pertenece a la ficción.

Maravillas del mundo

Las siete maravillas del Mundo

Cataratas de Iguazú.

Muy conocidas son los monumentos, lugares, y diversas construcciones consideradas Maravillas del Mundo, que se localizan a lo largo y ancho de todo el planeta, como el Coliseo de Roma, la Gran Muralla China o la ciudad de Petra en Jodania. Pero pocos son los que conocen las auténticas maravillas que se localizan en la naturaleza. Espectáculos naturales creados y evolucionados a lo largo del tiempo que forman hoy en día un paisaje realmente increíble para la vista y los sentidos. Estas son las siete Maravillas Naturales.

En primer lugar se encuentra la selva de la Amazonía. Un paraje selvático tropical cuyas dimensiones son espectaculares. Ocupando más de seis millones de kilómetros cuadrados, se constituye así como las selva más grande del mundo. Uno de los nombres más característicos que recibe es el de ‘Pulmón del Planeta’, por contener en ella la mayor variedad de riqueza biológica natural de toda la Tierra. Sin embargo, la selva del Amazonas corre constantemente un gran peligro, debido al poco control forestal que hay en la zona, lo que supone un gran riesgo por los contínuos ataques de deforestación.

La siguiente en la lista de las Maravillas de la Naturaleza, la compone las Cataratas de Iguazú, la caída libre de agua más gigantesca del mundo. Localizas entre los países de Brasil y Argentina, este paisaje está compuesto por un increíble paisaje de auténticas maravillas de flora y fauna, que corren un gran peligro de amenaza por su singularidad extraordinaria. Además, las cataratas se encuentran rodeadas de dos parques Nacionales, por lo que su amenaza es aun mayor y más demandada por los cazadores y deforestadores.

La Bahía de Halong situada al norte de Vietnam es otro de los paisajes naturales considerado maravilloso. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, esta región contiene más de mil islas, en las que se encuentran diversas formaciones y pasadizos, así como lagos, cavernas y algún que otro pueblo sobre el agua en el que mayoritariamente residen pescadores. Una auténtica zona oriental, de edad milenaria y que continuará siendo así por miles de años más.

La siguiente en la lista la forma la isla de Jeju, el archipiélago más gran de Corea. Dominada por un volcán extinto, el Hallasan, se encuentra a la vez compuesta por más de 360 volcanes denominados satélite. Toda la zona está compuesta por diversas esculturas que se han formado a lo largo del tiempo por la lava fosilizada, y esto constituye uno de los elementos más importantes y destacados de la isla. Los habitantes de la isla de Jeju, a causa de la marginación y el aislamiento de la isla y las condiciones volcánicas que allí se encuentran, se han visto obligados, a lo largo del tiempo, a desarrollar una cultura y una forma de vida completamente distinta a la que se puede encontrar en Corea.

Dragón de Komodo.

El quinto lugar de las Maravillas Naturales lo obtiene el Parque Nacional de Komodo, situado en Indonesia. Formado por tres enormes islas, el auténtico reclamo turístico y por el que se ha ganado la fama estas islas, es la supervivencia de un gigantesco reptil, el dragón de Komodo, midiendo más de 3 metros de largo. Y no solo eso. Además de este enorme reptil, la isla de Komodo cuenta con una de la fauna más peculiar y desconocida bajo las aguas que rodean las islas. Un archipiélago sacado de otro planeta, en el que las criaturas son completamente desconocidas por el mundo, y en el que queda todavía mucho por descubrir.

La sexta maravilla se encuentra en la provincia de Palawan, en Filipinas. Es un lugar que guarda en su interior un maravilloso río subterráneo en el que es posible navegar durante más de ocho kilómetros. El río, por otra parte, desemboca finalmente en el Mar del Sur de China, lo que lo hace más valioso gracias a que su tramo final está continuamente expuesto a las fuertes mareas y oleajes del mar asiático.

Para finalizar este listado de auténticas Maravillas Naturales, nos desplazamos a uno de los símbolos de Sudáfrica, la Montaña de la Mesa, también conocida por su nombre inglés Table Mountain. Domina la mayor parte de Ciudad del Cabo, y una de sus principales características es que ocupa más de 3 kilómetros de largo, y se encuentra rodeada de numerosos riscos de enormes tamaños igualmente. En la Montaña de la Mesa es posible encontrar una amplia y variada vegetación de un estilo muy peculiar, conocida actualmente como Fynbos, que guarda cierto parecido con la flora que se encuentra en la zona mediterránea, pero que es única y exclusivamente parte de la regíon del Cabo.

Viajes en familia: Carnavales en el Noreste argentino

Para quienes buscan viajar en familia este es un destino que sorprende. La tradición de los carnavales del norte argentino se diferencia de los carnavales celebrados en otras regiones de Argentina. Se comparten características con las tradiciones de Perú, ya que de allí se han tomado costumbres ancestrales incas, a las que han fusionado con los nuevos elementos.

Los hitos más importantes dentro de las ceremonias de carnaval son el desentierro y el entierro del diablo de carnaval.

Una semana antes al a la llegada del carnaval comienzan a desarrollarse carnavalitos y bailecitos, en con bailes y danzas tradicionales. Durante la celebración del carnaval grande quienes participan acompañan a las comparsas y se congregan en los alrededores de los pueblos para llevar a cabo la ceremonia llamada  “desentierro del carnaval”, una semana más tarde, con la llegada del carnaval chico (el entierro).

Los participantes suelen reunirse alrededor de mojones de piedra ubicados en las afueras de la ciudad dónde se realiza la tradición de desentierro del diablo carnavaleo, símbolo del rojo sol, que según la creencia es quien fecunda a la pacha mama (madre tierra), dando así origen a las semillas, raíces, troncos, follajes y frutos de la región.

Los diablos aparecen antes del comienzo de la ceremonia y una vez finalizada los participantes bajan cantando canciones, se tiran agua, harina, talco y serpentinas. Luego realizan un recorrido por las casa con cantos tradicionales.

La finalización del festejo consiste en una ceremonia donde se entierra al diablo, que volverá a su escondite con hojas de coca, alcohol y cigarros para permanecer enterrado durante un año.

Carnaval en Humahuaca.

En la Quebrada de Humahuaca se puede apreciar ese clima tan especial sinónimo de la llegada de los festejos de carnaval. Sus calles se ven más alegres, adornadas con guirnaldas y lamparitas de colores, en conjunto con el paisaje otorga un marco pintoresco, sinónimo de Carnaval en estas tierras.

Las comparsas van llegando hasta el mojón (que se encuentra situado en las afueras del pueblo), este consiste en piedra regada con tierra, hojas de coca, cigarros, alcohol, más la decoración típica de lana, flores y guirnaldas de colores. Así se representa el sitio donde se encuentra enterrando el llamado “diablito”, símbolo del Carnaval y la representación de la libertad que durante estos días pondrá una pausa sobre los buenos modales y las restricciones cotidianas.

El llamado “diablo mayor” llega con las comparsas y es es el encargado de hacer un pozo al lado del mojón, aromatizarlo con incienso, romero y coca para ahuyentar la mala suerte y así hacer pedidos a la Pachamama por un carnaval lleno de prosperidad y felicidad.

Con el desentierro se da comienzo a la fiesta. Las máscaras utilizadas les permiten actuar con mayor desenfreno, ocultándose detrás de los rostros de diablitos y todo danza al compás de alegres carnavalitos, al tiempo que la chicha y el vino acompañan las danzas con pequeños y constantes saltitos. Todo un viaje multiaventura ¿te animas a descubrirlo?

Hotel, Hacienda El Santiscal

Un alojamiento de estilo tradicional andaluz cuyo edificio data del siglo XV

La iglesia y parte del pueblo de Arcos de la Frontera

Pasado el calor sofocante típico del verano, otoño se presenta como una gran época para visitar el sur del territorio español. En esta ocasión viajamos hasta la provincia de Cádiz. Más concretamente hasta la localidad de Arcos de la Frontera, a 45 km de la capital. Allí se encuentra la Hacienda el Santiscal, un alojamiento rural típico andaluz cuyo origen data del siglo XV.

La iglesia y parte del pueblo de Arcos de la Frontera

Se trata de un edificio protegido por lo que, a pesar de su reciente restauración, ha conservado todo su encanto tradicional. Vestida de blanco impoluto, la Hacienda cuenta con un hermoso patio central al que dan todas las habitaciones. La decoración es sobria, a base de materiales nobles, y en las estancias respeta el estilo tradicional: muebles cuarterones, artesanado de madera y suelos de ladrillo árabe y terracota.

En total el alojamiento consta de 12 habitaciones, tres de las cuales son suites júnior, y otras dos suites.Todas ellas cuentan con vistas privilegiadas, ya sea a la sierra de El Santiscal, que da nombre a la Hacienda, o al lago de Arcos. Para acabar de completar una estancia relajante, los huéspedes pueden disfrutar del restaurante, del bar, de la terraza o del magnífico jardín con piscina.

Los alrededores de la Hacienda ofrecen numerosas oportunidades para el turismo natural, rural y cultural. Muy cerca se encuentran dos destacados parques naturales. Por un lado, el de Doñana, uno de los más famosos de nuestro territorio y hogar del lince ibérico y del águila imperial, ambas especies en peligro de extinción. Por el otro, la Sierra de Grazalema, declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera y un lugar perfecto para disfrutar de la naturaleza de montaña.

Quienes se inclinen por el turismo rural propiamente dicho, deberían darse un paseo por el casco antiguo de Arcos de la Frontera. Se trata de un pueblo plagado de casas blancas que se alzan sobre una espectacular peña cortada a 195 metros de altura. La escena la preside un castillo medieval árabe cuya fachada de color arenoso es la única, junto a la de la iglesia, que rompe con la dinámica cromática de la localidad. Tras darse un largo y pausado paseo por el lugar, pues su belleza lo necesita y merece, podemos seguir la que se denomina Ruta de los Pueblos Blancos, que cruza otras 19 preciosas localidades gaditanas con el blanco por protagonista.

La alternativa es coger el coche y continuar en dirección Cádiz. Por el camino daremos con Jerez de la Frontera, ciudad por excelencia de los grandes tópicos de la cultura andaluza: el caballo, el vino, el brandy y el flamenco. Desde allí se puede iniciar otra Ruta, la del Vino, con la cruzaremos las principales bodegas de la zona. O bien continuar hasta llegar a Cádiz, una histórica ciudad situada sobre un tómbolo y conectada con territorio peninsular por el Caño de Sancti Pietri.

Por su ubicación y por su belleza, la Hacienda El Santiscal ofrece una gran combinación de turismo rural y turismo al uso, de naturaleza y urbanidad, de descanso y actividad. Te invitamos a descubrirla.

Castillos y palacios en Castilla y León

Desde Astorga hasta Segovia pasando por Valladolid

Si algo no falta en Castilla y León son, valga la redundancia, castillos. De hecho, estas construcciones son uno de los elementos característicos de la zona, por lo que se han convertido en atractivo turístico y se encuentran en muchos casos en un buen estado de conservación. Junto a ellos, algunas construcciones de estética palaciega, que convierten el territorio en una convergencia entre lo medieval y lo que parece sacado de un cuento de hadas. Todo ello en un terreno en el que las sierras montañosas dejan paso a los extensos cultivos de trigo y girasoles. Hoy damos un repaso a algunos (solo algunos) de los palacios y castillos más destacados de Castilla y León, para el disfrute de quienes tengan la oportunidad de desplazarse a la zona próximamente.

– El Alcázar de Segovia: El castillo por excelencia de Castilla y León fue durante siglos la residencia favorita de los Reyes de Castilla. Se alza en un cerro en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores, en Segovia capital. Durante su historia ha sido objeto de diversas ampliaciones y reformas, algo que lo ha dotado de planta irregular y de una estética única en España. Se puede acceder a su interior por 4,5o euros.

– Castillo de los Templarios: De aspecto épico, la construcción hace honor a su nombre, aunque también se le conoce como Castillo de Ponferrada. También de planta irregular, destacan los torreones y entrantes, que contribuyen a una estética que parece sacada de un juego de dragones y mazmorras. Se encuentra en la localidad que le da nombre, capital de la provincia del Bierzo.

– Castillo de la Mota: Es el atractivo turístico más importante de Medina del Campo (Valladolid). Además de poder visitarse su interior, en él se realizan diversas actividades, como seminarios o congresos. Durante los siglos XV y XVI fue uno de los mejores parques de artillería de Europa.

– Castillo de Coca: Se considera una de las más hermosas muestras del arte gótico-mudéjar español, y se alza sobre un amplio y profundo foso. Su belleza no se reduce solo al exterior, sino también a los detalles de su interior.

Palacio Episcopal de Astorga

– Palacio Episcopal de Astorga: La mano de Gaudí no se quedó sólo en Cataluña, sino que también proyectó dos edificios en el resto del estado. Son El Capricho de Comillas (Cantabria) y este bello palacio, que data de entre 1889 y 1915. Mucho más moderno que los demás que os hemos presentado, conserva el aire medieval en homenaje a su utilidad y entorno.

– Castillo de Simancas: Construido en el siglo XV sobre una fortaleza medieval, su función más moderna fue la de Archivo General del Reino. Fue esta precisamente la que le dotó del aspecto actual. Aunque no es de los más grandes ni importantes de la zona, su aspecto difiere de la mayoría, lo cual lo convierte en una visita muy recomendable.

– Castillo de Peñafiel: Este castillo de la provincia de Valladolid se alza sobre una loma estrecha y larga que le dota de una singular forma de nave. Mide 210 metros de longitud frente a tan solo 35 metros en su parte más ancha, y su origen se remonta al siglo X. A día de hoy la construcción alberga el Museo Provincial del Vino.

Museos de arte moderno

Los mejores museos de arte moderno
El MoMA neoyorquino y la Tate Gallery londinense encabezan el ranking

Vestíbulo del MoMA, Nueva York

Museum of Modern Art (MoMA), Nueva York

Viajar es un concepto que se ha popularizado, gracias en parte a que los precios de las aerolíneas low cost se adaptan a las economías menos boyantes. Ello ha ampliado los horizontes de muchas personas, que ahora tienen la oportunidad de conocer no solo nuevos lugares, sino también la historia y cultura que esconden. Y es que bien es sabido que cuando salimos fuera hacemos cosas que ni se nos ocurren en casa. Visitar ciertos museos es una de ellas, y los de arte contemporáneo son un ejemplo paradigmático. Hoy os descubrimos los siete mejores museos de arte contemporáneo del mundo, por gentileza de la web estadounidense de viajes BootsnAll.

Alberga una colección de obras maestras que alcanza las 150.000 piezas. La noche estrellada de Van Gogh, Las señoritas de Avignon de Pablo Picasso, La persistencia de la memoria de Salvador Dalí… Jackson Pollock, Andy Warhol, Kandinsky, Mondrian, Henri Matisse…. Y un jardín plagado de esculturas de artistas de la talla de Rodin. El santuario del arte contemporáneo se encuentra en un espacio cuyas reformas se finalizaron en 2004, y el precio habitual de la entrada son unos 20 dólares.
Tate Modern, Londres

El homólogo europeo del MoMA es la Tate Gallery londinense, con obras de Warhol, Picasso y Dalí, entre muchos otros. Se alza en un enorme edificio a las orillas del Támesis y la entrada a la colección permanente es gratuita.
Stedelijk Museum voor Actuele Kunst (S.M.A.K.), Gante -Bélgica-

Bélgica no son solo cervezas, arte flamenco y chocolate. Así lo demuestro este museo, emplazado en lo que hace años fue un casino, donde se pueden contemplar obras de artistas belgas e internacionales del movimiento cobra, del pop art, del arte minimalista y del conceptual o arte povera. Pero lo mejor de este lugar es, sin duda, el protagonismo que otorga a los jóvenes creadores y cómo busca conectar con el visitante con espacios expositivos de lo más transgresores.
Stedelijk Museum, Ámsterdam

Especialmente destacado tras su reubicación en la Museumplein o Plaza de los Museos (antes se encontraba cerca de la estación de ferrocarril), destaca por sus presentaciones audiovisuales y su inteligente uso de las nuevas tecnologías cuando es necesario.
Hamburger Kunsthalle, Hamburgo

Muy cerca de las aguas del Alster se encuentra este museo cuya sección de arte contemporáneo reside en un edificio independiente conectado con las demás salas por un pasillo subterráneo. Sin miedo a la polémica o a la provocación, sus instalaciones nunca dejan indiferentes a los visitantes, que suelen describirlas como “raras”, “espeluznantes” o “francamente extrañas”.

Centro Pompidou, en París

Centro Pompidou, París

En pleno centro de la ciudad, casi a orillas del Sena, un curioso edificio de estructura industrialista, con el esqueleto y todos sus elementos funcionales visibles, rompe la armonía de los edificios blancos y las terrazas de los cafés. Es el Centro Pompidou, un museo que vale tanto la pena por fuera como por dentro. El mejor momento para un descanso en la visita es en las plantas superiores, desde donde se obtienen algunas de las mejores vistas de la ciudad de París.
Museum of Contemporany Art, Sidney

Es un museo relativamente nuevo, pues fue inaugurado en 1991, y se emplaza dentro de un precioso edificio art deco de los años 30 que rompe con la estética del corazón financiero de la ciudad. Aunque las obras de artistas australianos y aborígenes protagonizan gran parte del espacio, el arte contemporáneo de todo el mundo también tiene representación. Se ofrecen tours gratuitos.

Esquiar en la Cordillera Catábrica

Las 5 estaciones de esquí de la Cordillera Cantábrica

Ahora que se acerca el invierno los amantes del deporte, concretamente del esquí, se preparan para una nueva temporada de nieve que se prevé bastante buena dado que en muchas poblaciones ya ha comenzado a nevar.

Tener el equipo preparado, ponerse en forma para evitar lesiones y decidir el destino que se va elegir para disfrutar de este deporte suponen los tres pilares básicos sobre los que construir unas buenas vacaciones de invierno. Y es que no son pocos los que deciden recorrer la geografía española en busca de las mejores pistas que les permitan desarrollar un deporte que, año tras año, a trae a familias enteras. Una aventura sólo apta para los que no temen caerse durante el recorrido o para los que les gusta el frío.

Hoy te presentamos las estaciones de esquí a las que puedes ir dentro de España y te ayudamos a eligir cuál es la indicada para ti de las cinco que encontramos al norte, en la Cordillera Cantábrica. Mira los servicios de los que dispone y el entorno en los que se encuentran y decide a cuál irás este año solo o acompañado.

Y comenzamos por la estación Alto Campoo, situada en Cantabria a 24 kilómetros de Reinosa. Alto Campoo propone un espectáculo visual incomparable gracias a sus tres picos más importantes -Tres Mares, Cuchillón y Peña Labra- y por los que alcanza una altitud máxima que superan los 2.000 metros.

Además, entre los servicios con los que cuenta encontramos 23 pistas, remontes con capacidad de 13.100 esquiadores cada hora y telesillas. Pero para aquellos que deseen simplemente iniciarse en este hermoso deporte esta estación dispone de una escuela de aprendizaje en el que podrás, paso a paso, conocer los trucos y entresijos del esquí. Si, por el contrario, eres ya un experto o deseas practicar una variante con algo más de aventura y riesgo, Alto Campoo dispone también de un servicio de snowboard y otra sólo de snow .

Si acudes en familia a esta estación debes saber que podrás dejar a tus hijos disfrutar en el parque infantil mientras tu aprendes o practicas un deporte que te dejará maravillado no sólo por la técnica sino también por las vistas en un marco incomparable inmerso entre naturaleza y vida salvaje.

Algo más al oeste encontramos otras tres estaciones que se encuentran bastante cercanas entre sí: San Isidro, Valgrande Pajares y Leitariegos.

La primera de ellas, San Isidro, supone el punto más de reunión de muchos de estos amantes de la nieve. La más conocida entre todas las estaciones que se encuentran en esta cordillera y los motivos los encontramos, entre otras cosas, por su excelente ubicación.

Su situación al norte de la provincia de León, en la comarca del Alto Porma, ha convertido a esta estación en uno de los los lugares idóneos si lo que buscas es un paraje espectacular repleto de naturaleza salvaje que recorren los más de 24 kilómetros de terreno esquiable que tiene. Además, en ella encontramos los servicios habituales de cualquier estación como cafeterías, alquiler de material, motos de nieve, zona de trineos, equipo de salvamento con helicóptero, aseos, oficina de objetos perdidos, autobuses gratuitos entre otros.

Sus 25 pistas te permitirán practicar esquí y snowboard en diferentes niveles: cuatro verdes de iniciación, ocho azules para los medios, once rojas para los más avanzados y dos negras para el deleite de los más expertos, así como cinco rutas fuera de pista y circuito de fondo no balizado. Unos circuitos que podrás recorrer uno a uno gracias a que estos se encuentra perfectamente comunicados entre sí en cuatro sectores por 15 remontes mecánicos, dos telesillas cuatriplaza y tres cintas transportadoras convirtiéndola en la estación de esquí de la Cordillera Cantábrica que más capacidad tiene.

Pero como seguramente su entrono te fascinará aún más que la calidad de sus pistas te informamos de que uno de los atractivos de San Isidro es que podrás esquiar fuera de pista. Si eres de aquellos a los que no les gustan los límites, tendrás la oportunidad de ir por las rutas de ‘Los Tubos del Toneo’, ‘El Valle del Silencio’ o ‘Pico Agujas’. Unas rutas que, de no ser un experto de este deporte, también podrás realizar gracias a las salidas organizadas por grupos que se convocan desde la estación que podrá a tu disposición una serie de monitores conocedores de la zona para que puedas disfrutar igualmente de la sensación de libertad que te da la montaña.

Por otro lado, la antigua estación de Valdegrande Pajares situada en lo alto del puerto de Pajares, ha sido mejorada en cuanto a servicios para poder competir en calidad a la de San Isidro. De hecho, ha ampliado su superficie esquiable a 5,5 kilómetros en los que podrás practicar esquí alpino, de fondo y snowboard. Sus 36 pistas balizadas también están perfectamente comunicadas gracias a que cuenta con 13 remontes, cinco telesillas y ocho telesquís.

Entre las novedades que trae esta estación es que podrás estar más tiempo en pista y uno de los motivos que la hacen irresistible y solicitada es la posibilidad que te ofrece de realizar esquí nocturno o acudir a su rocódromo. Además, tendrás todas las comodidades de un hotel de verano ya que entre sus diversas instalaciones consta un gimnasio cubierto, un campo de golf, senderos balizados y un campo de fútbol siete.

Aunque si no te gustan las aglomeraciones de gente, si no primas las calidad de las pistas porque lo que quieres es pasar un tiempo tranquilo en familia mientras te encuentra rodeado de un bonito paisaje invernal entonces tu opción es Leitariegos.

Esta pequeña estación de esquí se ubica al noroeste de la provincia de León, en el límite con el Principado de Asturias. Y es allí, precisamente, donde tus hijos y tu podréis aprender el arte del esquí gracias a su escuela quien sentará las bases para tu iniciación en este deporte sobre sus pistas, sobre la base del Cueto de Arbás, que cubren una extensión de 35 kilómetros.

Y acabamos este recorrido por los puntos de la geografía cantábrica en la estación de Manzaneda como una de las más completas y que se encuentra situada en la parte oriental de la provincia de Orense en Galicia, en los municipios de Manzaneda y Pobra de Trives.

Es la estación de esquí supone el punto de inflexión de las cuatro anteriores ya que no sólo dipone de un amabiente tranquilo para la familia sino que también, ofrece la posibilidad de disfrutar de diferentes actividades durante todo el año.

Campos de fútbol de hierba, pistas de tenis, círculo de karts, hípica, mountain bike, piscina climatizada, pista polideportiva exterior y pabellón cubierto multiusos con gimnasio son sólo alguna de las instalaciones que hacen de esta estación el complejo turístico más completo que encontramos al norte de España.

Pero si te gustan los deportes de riesgo, entre su oferta también se encuentra actividades como senderismo, montañismo, escalada sobre rocódromo, tiro con arco, golf en campo rústico entre otras, y todo ello en un entorno natural de más de 2.000 hectáreas de extensión de bosque.

Aunque si aún no has quedado satisfecho cerca de la estación, a unos 35 kilómetros, podras salir de fiesta ya que hay varias discotecas y pubs que convierten a este destino en el idóneo para grupo de jóvenes, mayores de edad, que desean disfrutar de la temporada de nieve junto a sus amigos y sin que les falte ninguna de las comodidades que encontrarían en una gran ciudad.