Carcasona sur de Francia

Carcasona, ciudad medieval, fortaleza actual

Una ciudad medival, bajo los cimientos sociales de las fortalezas, una ciudad-castillo, una ciudad de ensueño. Así es Carcasona, o también conocida comoCarcassonne en francés, es una pequeña villa situada al sur de Francia. El gran atractivo turístico que desarrolla esta magnífica ciudad es que sin duda se trata de una ciudadela, o lo que es lo mismo, una ciudad histórica fortificada. Situada en lo más alto de una colina, Carcasona se localiza en la orilla derecha del río Aude.

La historia de la ciudad se remonta hasta siglos atrás, llevando a los turistas al periodo galo-romano. Fue en esta época cuando se construían las murallas de mayor envergadura, constituyéndose como una muralla de más de tres kilómetros de perímetro y poco más de 50 torres. Esto otorga a la ciudadela un aspecto realmente soberbio, duro e imponente. La ciudad medieval de Carcasona fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1997.

En los muros de la ciudad pueden verse los diferentes momentos que ha vivido la ciudadela. Desde la época galo-romana, pasando por la visigoda, y finalizando en la senescal real, los muros muestran testimonios claros del paso del tiempo, de la colonización diversa que se ha vivido en ese lugar, y de toda la historia que tiene la ciudad de Carcasona a sus espaldas.

La primera muralla que se construyó data de la época galo-romana. Con un máximo dedos a tres metros de espesor y más de mil metros de perímetro, se encuentra otra muralla de mayor dimensión que será la encargada de rodear toda la ciudadela, bajo la orden de los reyes de Francia en el siglo XIII. La ciudadela se convierte de este modo en una de las mayores fortalezas que se puede encontrar en toda Europa, gracias a su inmenso tamaño y toda su complejidad de construcción y estilo.

Uno de los puntos más importantes de toda esta ciudadela conocida como Carcasona es la basílica de Saint-Nazaire. Una iglesia cuyo origen se remonta a la conquista romana, y de la que caben destacar sus partes más antiguas, que tienen sus orígenes en el siglo XI. Además de ello, fue levantada sobre los cimientos de una antigua catedral carolingia, de la cual hoy en día no queda ningún resto en pie ni por investigar.

Este lugar por su gran interés histórico se constituye así como un lugar único que recibe una gran afluencia turística. De ello mismo es de lo que tiene su mayor ingreso económico la gente que reside en Carcasona, dedicados exclusivamente al comercio que se destina al turismo. Por ello en Carcasona se pueden encontrar múltiples tiendas de recuerdos, de pastelerías, de joyerías, y sobre todo, de restaurantes en los que uno se puede deleitar de los platos más típicos de la tierra, como lo es el Cassoulet, un guiso cocinado con alubias blancas y pedazos de carne y embutidos. Todo un manjar que forma parte de uno de los lugares más medievales de todo el mundo.

Deja un comentario