La Torre Eiffel

La Torre Eiffel, el símbolo más importante de París

París, la ciudad de las luces, la ciudad mágica, la ciudad del amor. En ella se concentra uno de los datos más característicos de todo el mundo. Conocida mundialmente, acoge cada día a cientos, a miles de turistas que llegan a Paríspara disfrutar de todas las maravillas de esta ciudad. Tanto es su belleza, que losmonumentos en París se convierten en verdaderas aglomeraciones de gente, de personas que brillan al admirar las maravillas de los rincones de la ciudad. Sin duda, el lugar más conocido de París, y el cual constituye el símbolo con el que se identifica toda la ciudad, es la Torre Eiffel. Un peculiar monumento, que permite observar a vista de águila toda la región francesa. Un lugar ideal para soñar.

La Torre Eiffel es sin lugar a duda, lo primero en lo que uno piensa cuando se hace referencia a París. Y es que el nombre y todo el privilegio del que disfruta la Torre Eiffel se lo ha ganado poco a poco, año a año, cuando los símbolos más importantes de Francia se constituían en el Arco del Triunfo, la Catedral de Notre Damme  o el Louvre. La historia, el simbolismo, la representación de este espectacular monumento ensancha su valor y conforma un lugar único en todo París.

 

Su creador, Gustave Eiffel, decidió construir este majestuoso monumento para la Exposición Universal de 1889, en el que se celebraba la conmemoración de la Revolución Francesa. Construida y finalizada en poco más de dos años, la obra tuvo grandes controversias, rodeada de una gran polémica, siempre por parte de los grandes artistas de la época, quienes consideraban la construcción como un auténtico “monstruo de hierro” que eliminaría toda la belleza de la ciudad, al situarla en medio de la considerada ciudad del romanticismo.

La Torre se constituye con un total de 10.000 toneladas de peso, algo realmente aterrador. Su altura, un total de 324 metros, añadiendo una antena de radio y televisión incluida, las cuales se añadieron mucho después. En la construcción de la Torre Eiffelintervinieron un total de 200 obreros, en las que se tuvieron que conectar más de 18.000 piezas de hierro.

Eiffel cuenta con un total de tres niveles,  compuestos de un total de 1665 escalones. Sin embargo, para los más atrevidos y los que mejor en forma están, no tendrán problema, pero los más sedentarios deberán tomar aliento para si quieren llegar al tercer nivel. La alternativa siempre puede ser coger el ascensor, aunque siempre está ocupado por una larga cola de turistas que esperan también para cogerlo. Sin embargo, siempre se recomienda subir por las escaleras, hacer el esfuerzo y contemplar mientras se sube a los niveles las diferentes vistas de la ciudad.

Continuando con la historia de la Torre, una vez dada la autorización para realizar la construcción, el propio Gustave Eiffel decidió emprender el proyecto utilizando su propio dinero, gastando de sus propios fondos, y así, una vez terminada, el gobierno de París le permitiría obtener beneficios de la torre durante 20 años, pasando posteriormente a formar parte del patrimonio histórico de la ciudad.Durante el primer año de inauguración, la torre fue todo un éxito, lo cual pudo hacer recuperar gran parte del dinero a Gustave.

Sin embargo, tras la sucesión de 20 años, parecía que la Torre Eiffel no tenía ningún partido más que sacarle. Gustave Eiffel tuvo entonces que hacer mucho hincapié en todas las ventajas, en todas las posibilidades que ofrecía la torre, como un monumento histórico, un monumento mítico del cual podría sacarse mucho más partido. Es por ello que al ser una construcción tan inmensa, se decidió instalar una estación meteorológica en lo más alto, y posteriormente una antena telegráfica, lo cualsalió verdaderamente rentable sobre todo a para el campo militar. Poco después pudo comprobarse su efectividad con la retransmisión de programas radiofónicos y tiempo después, la televisión.

Y en los años 60, llegó la revolución turística. El magnetismo, el atractivo, la belleza del monumento creó una gran afluencia de turismo de todas las partes del mundo.Convirtiéndose en la primera parada obligatoria en París, la Torre Eiffel puede considerarse hoy en día como uno de las construcciones y monumentos de la ciudad que más fuerza y peso tiene en el ámbito turístico, y con el paso del tiempo, queda afianzado el interés que genera, ya que según el recuento de visitas desde su inauguración en 1889, se llevan contabilizadas un total de más de 300 millones de visitantes. Todo un éxito para un monumento tan magnífico como lo es la Torre Eiffel

Deja un comentario