Infiernos de Beppu

Los Nueve Infiernos de Beppu

Es hora de relajarse y darse un bañito. Son nueve y se llaman infiernos. No hay nada que temer, no son lugares horrendos, al contrario… toda semejanza con el infierno que puedan tener es que en ellos se desprende un calor inmenso y reconfortable.

Chinoike Jigoku con sus aguas rojas debido a la concentración de hierro. Foto extraída de: travelpod.
Son manantiales de agua caliente. Los más conocidos entre las 2.800 fuentes que componen la ciudad de Beppu, en la isla de Kyushu, Japón. No en vano, a este lugar se le llama “la Ciudad Balneario” desde 1950, ya que cuenta con más de 110 establecimientos públicos. 130.000 kilolitros de aguas termales al año, procedentes del interior de la tierra. Beppu posee el mayor volumen de agua caliente del mundo junto al parque nacional de Yellowstone (considerado el más antiguo del planeta) en EE.UU. Cientos de “onsen” o “spas” dispuestos a relajarnos y estremecer nuestra piel. ¿No es maravilloso?
Chinoike Jigoku

Las aguas de los termales de Beppu son ricas en ácidos, sulfuros, sal y aluminio. Cada año son visitadas por más de 3,5 millones de turistas que viajan hasta allí para aprovecharse de las cualidades medicinales y terapeúticas del agua, con nombres tan característicos como: “tromba del infierno” o “lago de sangre”. Ya desde la antiguedad éste ha sido el motivo por el que mucha gente acudía a Beppu. La ciudad no carece en sí misma de atractivo, pues está enclavada en una bahía flanqueada por bosques de bambú y bellas montañas. Precisamente, el agua procede de estos montes y llega hasta nosotros con extraños colores, a saber: rojo sangre, verdoso, color caramelo…
Las leyendas siempre persiguen a los lugares más fabulosos y tenebrosos, por eso Beppu la tiene también. Iyonokuni Fudoki cuenta que en el siglo VIII, un dios cayó enfermo y otros como él hicieron que emanara agua caliente entre las entrañas de la tierra porque conocían bien las cualidades curativas de la misma. Sería más adelante, en el año 1192, cuando el samurai Otomo Yoriyasu construyó casas de reposo en Beppu para alojar a los soldados heridos durante la invasión mongola. Sin embargo, no sería hasta antes de la II Guerra Mundial cuando la ciudad comenzó a popularizarse en el mundo entero, llegando a ser visitada por personajes notorios como Paul Claduel o Charles Chaplin.
Umi Jigoku

Umi Jigoku, uno de los más espectaculares infiernos.

En Beppu podemos disfrutar de muchas variedades de baños: de agua caliente, de vapor, de arena, de barro… nosotros elegimos. Pero por encima de todos ellos quedan los Nueve Infiernos o Jigoku. Siete de ellos se encuentran en el distrito de Kannawa, y los otros dos en el distrito de Shibaseki. Veámoslos:

1. Umi Jigoku. Se trata del “Infierno del Mar”. Consiste en un estanque de agua caliente con un intenso color azul. Es de los más espectaculares. Suficientemente caliente como para hervir un huevo.

2.Oniishibozu Jigoku. Literalmente, es el “Infierno de la cabeza afeitada de monje”. Se caracteriza por unas enormes burbujas de barro que emanan de las profundidades.

3. Shiraike Jigoku. Bienvenidos al “Infierno blanco”, llamado así porque la alta concentración de calcio, vuelve blancas sus aguas.

4. Yama Jigoku. A estas alturas ya habremos deducido que “Jigoku” significa “infierno”. En este caso, “Infierno de la montaña”. Se trata de un conjunto de pequeños estanques con agua extremadamente caliente. Además, cuenta con un zoo.

5. Kamada Jigoku. “La caldera del infierno”. Varias piscinas naturales de agua caliente que hierven alrededor de una estatua roja del diablo.

6. Oniyama Jigoku. Traducido sería algo así como “El Infierno del monstruo de la montaña” que cuenta con una corriente muy fuerte.

7. Kinryu Jigoku. Su nombre se debe a la estatua humeante del dragón que se colocó en uno de sus estanques, de ahí: “El Infierno del dragón dorado”.

8. Chinoike Jigoku. El color rojo de sus aguas (por la concentración de hierro), impresionante a la vista, le ha otorgado el nombre de “Infierno de Sangre”, y es el más fotografiado por los turistas.

9. Tatsumaki Jigoku. Llamado el “Chorro del Infierno”, debido a que el agua emana a 105º cada media hora…
Los termales son la mejor opción para vacacionar y no dejar de lado el cuidado del cuerpo y la piel. Son templos de belleza y salud, y Beppu ofrece no solo termales, sino también baños de azufre, barro, sal y una gran variedad de aguas con hierro y ácido a diferentes temperaturas. Es hora de ir a relajarnos de verdad, sumergirnos en el Infierno, bañarnos en aguas rojas y revivir en un nuevo despertar

Hotel Balneario Vichy Catalan

Aguas termales a pocos kilómetros de la Costa Brava

Jardines del Hotel Balneario Vichy Catalan con el edificio principal al fondo

Con 86 habitaciones, 6 salones y múltiples servicios para el cliente, el Hotel Balneario Vichy Catalan es una de las referencias de la provincia de Girona. Se encuentra en la localidad de Caldes de Malavella, conocida por sus balnearios. De hecho, su mismo origen como localidad en tiempos del Imperio Romano fue motivado por las aguas termales que alberga, a las que se atribuían -igual que hoy- propiedades relajantes y curativas.

El edificio, de estilo neomudéjar, fue proyectado a finales del siglo XIX por el arquitecto Gaietà Buïgas, autor también de la famosa estatua barcelonesa a Colón. Su época de mayor esplendor la vivió durante el modernismo, motivo por el cual este movimiento artístico está presente tanto en los inmensos jardines y espacios comunes como en las habitaciones: techos señoriales, mosaicos en el suelo y hermosos porticones, entre otros elementos ornamentales.

Más allá de la confortabilidad del alojamiento, su atractivo estrella es, por supuesto, la zona termal. Las aguas bicarbonatadas y sódicas emergen del Manantial Vichy Catalan a 60º, una temperatura que facilita que en su recorrido subterráneo absorban los elementos químicos del subsuelo. Ello permite disfrutar de una espléndida piscina termal, además de servicios adicionales, como la ducha escocesa o la sauna finlandesa, que acaban de redondear una jornada de desconexión y descanso.

Y si con todo ello el visitante aún no está lo suficiente relajado, en las instalaciones del hotel puede disfrutar de una apacible tarde en el salón de juegos o en el de lectura. Darse un masaje, hacerse la pedicura, jugar al tenis o tomar el sol en el solarium. Por si eso fuera poco, los alrededores se encuentra el PGA Golf de Catalunya, con 18 hoyos, que hará las delicias de los amantes de este deporte.

A no ser que la escapada sea de un fin de semana y con el simple pretexto de olvidarse de la civilización, es probable que quienes visiten este hotel decidan también descubrir los encantos que esconde la zona. Caldes de Malavella es una localidad ideal para ello. Allí se encuentran las milenarias termas romanas, que conservan sus estancias y mecanismo de funcionamiento en un aceptable estado. También la Rambla Recolons y Rambla d’En Rufí, que permiten contemplar pequeñas casas de estilo modernista mientras se pasea a la sombra de los árboles. Y como, aunque bonita, esta localidad se recorre en apenas una tarde, lo ideal para una estancia medianamente prolongada -cinco días o una semana- es dirigirse hacia el litoral y disfrutar de la Costa Brava. Sant Feliu de Guíxols, Platja d’Aro y Palamós son los pueblos costeros más cercanos.

Con todos estos aspectos bajo el brazo, el Hotel Balneario Vichy Catalán se presenta como una escapada perfecta en pareja o en familia. Si te decides, anímate y cuéntanos luego la experiencia.

Géisers más populares de Islandia

Aunque el Geysir da nombre al fenómeno, el Strokkur es el más visitado

La clave del turismo en Islandia son sus atractivos naturales, que tienen su origen sobre todo en la intensa actividad que se produce bajo la superficie de su territorio. Si bien las aguas termales y los volcanes suelen ser los protagonistas, la misma actividad subterránea que permite su existencia fomenta la de otro fenómeno natural. Sin duda, uno de los más curiosos del mundo. Los géisers.

Strokkur entrando en erupción

Existen dos géisers muy populares en Islandia. El Geysir, también conocido como Gran Geysir, es uno de los responsables del nombre del fenómeno. Y es que la palabra ‘géiser’ tiene su origen en este término islandés, que proviene del verbo geysa (‘emanar’). El Geysir se considera el géiser más alto en actividad, pues en circunstancias normales lanza agua hirviendo a 80 metros de altura. Sin embargo, las erupciones no son frecuentes y puede mantenerse inactivo durante años. En el año 2000, coincidiendo con un periodo de alta actividad sísmica en Islandia, estuvo disparando agua a más de 120 metrosde altura durante 2 días.

El Geysir se encuentra en el valle Haukadalur, concretamente en la colina denominada Laugarfjall. Sin embargo, no es el más famoso de Islandia debido a sus largos periodos de inactividad y a que la zona en la que se encuentra acordonada por alto riesgo sísmico.

El turismo suele decantarse por el Strokkur, ubicado muy cerca del anterior, en los alrededores del río Hvítá. Tan impresionante como el anterior por el entorno y por el azul intenso de sus aguas, el Strokkur entra en erupción cada 5 o 10 minutos y expulsa agua a unos 20 metros de altura. Lo suficiente para dejar maravillados a quienes lo observan.

Quienes deseen viajar a Islandia y contemplar el Strokkur tienen que realizar la denominada ruta del Círculo Dorado. Este recorrido también incluye el Parque Nacional de Pingvellir y sus bellas ‘cascadas de los dioses’ (Godafoss), así como las impresionantes cascadas Gullfoss. Se trata de un recorrido con origen y final en Reikiavik que se adentra en el interior sur de la isla. Un lugar de infinita belleza natural, como podemos comprobar.

El conjunto del territorio islandés ofrece paisajes únicos cuya existencia está marcada, como decíamos al principio, por la intensa actividad que hay bajo la tierra. Una actividad que convierte en frecuente los terremotos y las erupciones de volcanes, pero que a cambio ofrece fenómenos impresionantes. Los géisers son quizás uno de los ejemplos más paradigmáticos, y ningún visitante se arrepentirá de contemplarlos. Es algo que se debe hacer mínimo una vez en la vida.

Balnearios de España

Los 5 mejores balnearios que encontrarás en España

Aguas termales.

Desde siempre se ha sabido que el agua, entre sus muchas funciones saludables, es un elemento vital tanto para la salud de las personas como para el desarrollo de muchas culturas en todo el mundo. Simplemente hay que remontarse a las antiguas civilizaciones para conocer qué tipo de uso le otorgaban a este bien natural, y cómo sacaban provecho de este elemento indispensable para la vida. Hoy haremos un repaso por uno de los usos más comunes de los que es dotado este magnífico elemento líquido. La hidroterapia.

Los orígenes de los balnearios y de los lugares en los que se utilizaba el agua para eliminar tensiones y toxinas, se remonta a la época de las cavernas. Descanso unido con historia, relax con las propiedades del agua, todo esto ha sido empleado desde tiempos inmemoriales para conseguir estar en mejor forma y en equilibrio con el cuerpo y la mente. Y en España no podemos ser menos. Te presentamos ahora los mejores lugares de nuestra geografía para que puedas desconectar de la rutina diaria y sumergirte en un auténtico baño de placer a manos de la hidroterapia.

En primer lugar, descubrimos un complejo hotelero y termal situado en Galicia. El Balneario de Mondariz tiene más de 125 años de antigüedad y de experiencia en tratos termales y descansos en el agua. Este balneario cuenta con un lujoso hotel de 4 estrellas en el Valle de Tea, que se complementa así para generar una estancia totalmente confortable para sus huéspedes. A pesar de su lejana construcción, sus instalaciones son completamente actuales y modernas, por lo que los baños termales son realizados con las técnicas más avanzadas. Uno de los lugares más aconsejables para la prevención y tratamiento de las disfunciones nerviosas o digestivas, el estrés o las afecciones de todo el aparato locomotor. Un lugar, sin duda, para relajarse.

Si disfrutas bebiendo su deliciosa agua embotellada, no te puedes perder una sesión de hidroterapia en el Balneario de Lanjarón, un maravilloso lugar de Granada. Consigue la eterna juventud tan solo por sumergirte en los maravillosos descansos termales que te ofrece Sierra Nevada. Compuesta por manantiales que contienen un tipo de agua considerada mineromedicinal, la magia de este elixir se conoce como el agua de la vida, la salud y de la eterna juventud. Es por tanto un lugar tan prestigioso, que muchos son ya los que acuden a este increíble balneario para tratar todo tipo de problemas corporales.

El Balneario de La Toja es uno de los más populares desde hace más de 100 años. Y es que este balneario gallego utiliza las gélidas aguas del océano Atlántico para sanear todas las molestias del cuerpo. Tras su remodelación hace 6 años, este magnífico balneario se constituyó como uno de los más importantes para el descanso, ofreciendo a los visitantes todas las comodidades de un lugar 5 estrellas. Todo está pensado para que se elimine el estrés, se recupere el equilibro y plenitud vital y se consiga descansar y volver a estar en plena forma, tanto física como mental.

Otro de los lugares que tienen un mayor flujo de turistas es el Balneario La Virgen. Situado en Jaraba, Zaragoza, constituye una escapada a un auténtico monasterio de Piedra, en el que es posible combinar una auténtica experiencia de relax con un ambiente de diversión en un paisaje de excepcional. Este majestuoso balneario goza de un increíble estanque termal, el más grande de la zona, en el que son tratadas especialmente enfermedades de tipo muscular y óseo. De sus manantiales brotan unas aguas a una temperatura de entre 30 y 34 grados, consideradas en la antigüedad como mágicas en la época romana. Un lugar que sin duda alivia males y rejuvenece el interior.

Y para finalizar, y no por ello menos importante, situamos entre los 5 mejores balnearios de España el Balneario Vichy Catalán, situado en Girona. Este magnífico y espléndido balneario está dotado de una elegancia única, conservando todos los valores y todo el ambiente de su época, y sin embargo, dotado de los métodos más modernos que se pueden encontrar en cuanto a cuidado y descanso. Construido en el año 1898, es uno de los más famosos de Cataluña. En él se puede tanto probar la gastronomía catalana, como disfrutar de un paseo por sus bellos jardines, mientras uno se deleita con su deliciosa agua mineral. Tanto su agua conocida en todo el mundo por su prestigio, como el lugar en el que se descansa y desconecta del mundo exterior, forman un conjunto de factores que hacen de este, un lugar extraordinario para mejorar la salud.