Playa Koekohe

La playa Koekohe: Agua, arena y… huevos gigantes

No todas las playas son iguales. No todas son únicamente un compuesto de arena y agua. Hay algunas que sencillamente destacan por el color de sus aguas, otras en las que rompe el paisaje una elegante cascada, y unas últimas que esconden secretos bajo el mar. Pero Koekohe es diferente por otro motivo. Esta playa se encuentra en Nueva Zelanda, al norte de Dunedin.  Continuar leyendo “Playa Koekohe”

Tuvalu: insólito, desconocido y mágico

Tuvalu

Probablemente Tuvalu nos suene solo de aquel post especial de San Valentín, pero debemos tener en cuenta que este pequeño país de la región de la Polinesia (Oceanía) tiene mucho por ofrecer. A medio camino entre Hawái y Australia, en pleno Océano Pacífico, este paraíso consta de cuatro arrecifes de coral y cinco atolones; y con una tranquilidad única tras ser, luego del Vaticano y la República de Nauru, el país con menor número de habitantes. Solo 25 kilómetros cuadrados lo hacen el cuarto país más pequeño del mundo, con 11.810 habitantes que ocupan ocho de las nueves islas que tiene el país. Estas islas son: Funafuti, Namunea, Nanumanga, Niutao, Nui, Nuilakita, Nukufetau, Nukulaelae y Vaitupu.

No debemos tener miedo respecto a nuestra seguridad si vamos a viajar al país: las condiciones de seguridad son bastante buenas. Y las reales razones para preocuparnos aún no han sucedido: al estar tan solo a cinco metros sobre el nivel del mar, y debido al calentamiento global, probablemente en un futuro, Tuvalu deba ser evacuada. Su clima es tropical, y por esa misma razón no es recomendable visitarla de marzo a noviembre, ya que tendremos fuertes vientos alisios y abundantes lluvias. Aún así, su temperatura media ronda los 30 grados. Para viajar solo se necesita tener el pasaporte en vigor.

¿Por qué visitarla? Tuvalu estuvo habitada por los polinesios desde el siglo XIV, cuando llegaron de Tonga y Samoa. Luego vinieron los españoles, de la mano del navegante Álvaro de Mendaña, en el año 1597. En 1819 los británicos llegan a una de las islas que hoy en día conforman el país, exactamente en el atolón Funafuti, y lo bautizaron como islas Ellice. Setenta y tres años después se convierte en un protectorado británico, y luego pasa a ser una colonia. Recién en 1960, Tuvalu consigue su independencia. Catorce años después, piden la separación de la Micronesis Gilbert, y vuelven a proclamar su independencia en 1978.

Funafuti es la capital del país, y es el atolón más grande. Allí encontraremos un maravilloso paisaje de playas y plameras, con exquisitos frutos tropicales. La región tiene un único hotel. En Namunea podremos visitar una laguna, y en Nanumanga otras tres, rodeadas de árboles y vegetación seca. De Niutao podremos disfrutar de los dos lagos de agua salada y del bosque de manglares, y Niulakita posee otras cuatros lagunas.

Funafuti es la isla más habitada, con el 40% de la población. El país está conformado sobre todo por polinesios, aunque también algunos micronesios que viven de la agricultura, pesca y exportación de copra. La religión principal es la de la iglesia protestante de Tuvalu, mezcla de la religión protestante y la tradición polinesia; aunque también podemos encontrar Adventistas del Séptimo Día y Bahaístas

Destinos más turísticos de Nueva Zelanda

Los diez destinos más turísticos de Nueva Zelanda

Nueva zelanda- Oceanía

Os presentamos los diez sitios más turísticos de Nueva Zelanda, indispensables si vamos allí por primera vez. Debemos elegir el recorrido en función del tiempo y el dinero del que dispongamos, pero sin duda, estos son los diez mejores lugares para visitar. ¿Qué eliges?

Isla Norte:

Auckland: Es la ciudad más grande de Nueva Zelanda, y además, tiene muchas cosas para hacer y conocer. Es interesante tanto para los amantes de las compras, así como también para aquellos que quieren hacer tours por bellos paisajes o practicar deportes extremos. Cuenta con restaurantes de amplias gamas, que ofrecen comida de todas partes del mundo y de excelente calidad. Se caracteriza por ser una ciudad tranquila, segura y multicultural, pero que verdaderamente no se corresponde mucho con lo que es Nueva Zelanda en sí.
Bay of Plenty: Tiene pequeñas ciudades que retratan la forma de vivir y las costumbres de los neozelandeses. Tauranga tiene sitios interesantes como Charme y el Monte Maunganui, ambas son bellas ciudades de costa repletas de tesoros naturales.
Rotorua: A pesar de ser una ciudad pequeña, es uno de los polos de turísticos de Nueva Zelanda. Tiene centenares de actividades para todos los gustos y edades: por ejemplo, las actividades alrededor del bello lago, el descubrir la cultura Maori mediante los diversos shows y comidas típicas, entre otros.
Taupo: También se localiza a las orillas de un lago, y tiene diversas actividades, como termas, paseos en el lago, cascadas y deportes extremos.
Wellington: Es la segunda ciudad más grande, además de ser la capital del país. Es una ciudad muy dinámica, en la que podremos disfrutar de bares y restaurantes, y tiendas, entre otros.

queenstown
Isla Sur:

Queenstown: Es la ciudad más turística de todas, con una impresionante belleza (lago y montañas), así como también por las actividades, tanto tradicionales como para los más aventureros.
Chistchurch: Es la más grande de las Isla Sur. Entre sus mayores atractivos están la gran Catedral en la plaza principal, y el Jardín Botánico.
Te Anau: Es una ciudad hermosa con la contra de que llueve muchísimo. Fiordos, cascadas cayendo al mar, paseos en barco, y los espectaculares paisajes por la carretera hacen de este sitio un lugar inigualable.
Mt. Cook: Es una pequeña ciudad ubicada en la base de la montaña más alta del país, ofrece un paisaje hermoso, lleno de lagos y cordilleras.
Os Glaciers: Podemos realizar el viaje en tren desde Chistchurch hasta Greymounth, y de allí en autobús a los glaciares.

Hotel Four Seasons Bora Bora

Lujo y relax en el hotel Four Seasons, Bora Bora

Disfrutar de los mares más espectaculares del planeta, es un lujo para unos pocos. Cuando se llega a la increíble oferta de la red hotelera Four Seasons, preparar la cartera siempre es el primer paso.  Y si encima se encuentra en la isla de Bora Bora, ya puedes empezar a empañar uno de tus riñones.

Pero sin duda, merecerá la pena. Caracterizado por una elegancia denominada “ultramoderna”, en este lugar de la Polinesia Francesa, puedes disfrutar de una de las mejores estancias en las que jamás habrás estado. Todo gracias al lujo y al diseño dinámico e innovador del hotel, ya que se compone de glamurosos bungalows construidos sobre el agua.

Este mega resort, ofrece la posibilidad de escoger entre 121 bungalows, alrededor de una laguna del Bora Bora, con un pie en la orilla de la playa. Además de un clima espectacular, unas aguas totalmente transparentes, un ambiente ideal para relajarte, y un diseño inspirado en la arquitectura de madera y los techos de paja, este resort tiene una de las mejores vistas: El monte Otemanu.

Además, en el hotel Four Seasons son unos apasionados de las recreaciones geográficas, por lo que para marcar mucho más la sensación de que uno se encuentra en la Polinesia Francesa, han decidido decorar los alojamientos con auténticas obras de arte y piscinas privadas, situadas entre palmeras y diversa vegetación tropical. Y eso no es todo, porque también dispone de un gimnasio, una pista de tenis y una zona de spa. Vamos, que es un hotel que viene cargadito de posibilidades para que tus vacaciones sean inolvidables.

El hotel Four Season se encuentra en el barrio conocido como Motu Piti Aau, en la misma región de Bora Bora. Este fantástico resort se encuentra muy próximo a lugares de gran interés turístico, como lo son la Playa de Le Meridien, el Monte Hue, el anteriormente mencionado Monte Otemanu y el Monte Pahia.

El hotel de 5 estrellas dispone también de dos restaurantes, en los que entran losdesayunos, los almuerzos y las cenas, por lo que no tendrás que preocuparte de buscar lugares en los que comer durante tu viaje a Bora Bora. Este lugar es el idóneo para descansar. Desconectar de la rutina y relajarse en una fantástica playa paradisíaca, disfrutar de todos los servicios que te ofrece y salir de allí completamente renovado. Prueba los servicios de belleza, el spa, el baño turco o la playa privada. O simplemente disfruta de una partida en su sala de juegos electrónicos. Todo el personal plurilingüe estará a tu disposición las 24h del día.

Tantos servicios, tanto lujo, tanta comodidad, como es lógico, se paga. Sin embargo, si eres de los ahorradores, y tienes un buen fondo a gastar en tus proyectos de viajes, lo más recomendado es  viajar allí.  A partir de unos 500 euros por noche se puede disfrutar de una cabaña típica de la zona, en el mejor hotel, el preferido por todos los grandes nombres, de la Polinesia Francesa.