Tagomago, una isla privada en Ibiza

Cinco suites para huir de los flashes derrochando el dinero

Si buscamos Isla Tagomago en la Wikipedia, descubriremos un islote del Mediterráneo situado en el extremo norte oriental de Ibiza. De naturaleza rocosa, lleno de pequeños matorrales, con un pequeño embarcadero al oeste y un faro en el extremo sud oriental. Mide poco más de 1,5 km de largo y 113 metros de ancho (400.000 m2 en total), y la luz de su faro es un punto de referencia en las rutas navales que unen Ibiza con Palma y Barcelona. Qué lugar más inhóspito, un pequeño pedazo de tierra en medio del mar.

Pero construya usted en esos lares unas cuantas suites cinco estrellas y verá como cambia el panorama. La Isla Tagomago, cuyo nombre hace pensar en algunas de las bellas islas de la Polinesia, es una de las pocas islas privadas del Mediterráneo. Y su nombre no es una caprichosa invención exótica por parte de sus amos, por aquello de que las aguas cristalinas y las palmeras venden. Se cree que su etimología podría ser ‘roca de Magó’, en referencia a Magón Barca, general cartaginés hermano de Aníbal. Sea como sea, es destino preciado por artistas, futbolistas y otros ricachones varios, que encuentran en el lugar intimidad, privacidad, tranquilidad y el puerto de Santa Eulália (Ibiza) a tiro de piedra. Toda la actividad diurna y nocturna de la más famosa de las Baleares a solo 900 metros.

Quienes puedan permitirse alojarse en Isla Tagomago, que ya avanzamos que no es una ganga, podrán disfrutar de una villa única en nuestro litoral. Se trata de un total de cinco suites con baño, salón, comedor, cocina y toda la equipación necesaria. Todas ellas cuentan con amplias terrazas y zona ajardinada, así como con casa de invitados independiente e instalación audiovisual de última generación.

Los gestores de la isla ofrecen a sus huéspedes la posibilidad de contratar servicio doméstico “profesional y discreto”, así como alquilar toda la isla si así lo desean. No es para menos teniendo en cuenta que esta propiedad pertenece a Kühn & Partner, una inmobiliaria con sede en las Baleares y de capital alemán. Por supuesto, entre sus clientes habituales figuran sus compatriotas.

Con todo ello, esta isla ofrece todo lo que se puede esperar del máximo lujo, además de grandes extensiones de playa privada y espacios para practicas la natación o el buceo, entre otros tantos deportes acuáticos. Las economías holgadas que no sepan en qué gastar disfrutarán de lo lindo en Isla Tagomago, sobre todo aquellas que busquen huir de los flashes tan típicos de la fama.